• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La campaña electoral y la crisis política en Ucrania ha sido propicio para intensificar el debate nacional y que está relacionado al sistema energético y costo social de su funcionamiento en beneficio para la población del país y que seguirá asomando sus narices Europa.

    Esta vez, se sienta en el banquillo de los acusados a la compañía Naftogaz, empresa monopólica que controla la extracción nacional de hidrocarburos, la compra y venta de esos combustibles, así como el funcionamiento del Sistema Nacional Ucraniano de gasoductos (GTS).

    La exprimera ministra Yulia Timoshenko, en su tiempo conocida como la política Princesa del Gas y acusada de malversación de fondos en ese sector, está pidiendo la eliminación de Naftogaz.

    Timoshenko explicó a sus potenciales electores que Naftogaz compra el gas a países europeos a 339 dólares por cada mil metros cúbicos y luego lo vende a empresas privadas ucranianas.

    La población ucraniana es la más afectada porque debe pagar un incremento del servicio gasífero mayor a 20%

    En su denuncia alega que Naftogaz vende el gas nacional, más económico que el adquirido en el extranjero, al mismo precio, situación que empeora la crisis en la nación ucraniana y va contra la población, que se ve obligada a pagar en este año una tarifa con un incremento de 23,5 por ciento.

    La exjefa de Gobierno teme que detrás de la venta o privatización del GTS, pueda estar involucrado el presidente Piotro Poroshenko, quien tendría clara su acción.

    Actualmente, el GTS está valorado en unos 300 mil millones de dólares, pero se busca presentar su precio en apenas 14 mil millones de dólares para que Poroshenko, a través de otras firmas, pueda adquirirlo a un precio irrisorio, afirmó la política.

    Además, plantea la necesidad de vender el 49 por ciento del GTS a un gran inversionista estadounidense. Sin embargo, los expertos consideran dudosa esa posibilidad, debido a que desde hace años ha sido imposible encontrar a algún inversionista fiable.

    Quieren vender la corporación monopólica a un estadounidense

    Pero, los defensores Naftogaz, incluido el actual primer ministro ucraniano, Vladimir Groisman, no ven con buenos ojos que se eliminé la empresa y esa decisión podría ser contraproducente, advierten. También recuerdan que la corporación gasífera logró un fallo en el tribunal de Estocolmo a favor que permitía obligar a Gazprom a pagarle dos mil 560 millones de dólares.

    La suma es considerada una supuesta compensación por la venta de gas ruso a Ucrania a un precio que la compañía consideró injusto. En lugar de Gazprom cobrar tres mil millones de una deuda de Naftogaz, esta recibió el derecho al pago de compensaciones.

    Rusia construye el gasoducto Torrente Sur a través de Turquía y el mar Negro, así como el Torrente Norte-2 de Siberia a Alemania, por el fondo del mar Báltico, con capacidad para trasladar 90 mil millones de metros cúbicos anuales.

    Resultado de imagen para ucrania y el gas

    No están en guerra por gas

    En marzo de 2018, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, declaró que su compañía está pensando en rescindir de los contratos con Naftogaz sobre suministros y tránsito de gas.

    Rustam Tankáyev, miembro del Comité de la Cámara de Comercio e Industria de Rusia sobre estrategia energética y desarrollo del complejo de combustible y energía, dijo a Business FM, al tiempo que enfatizó “esta no es una guerra de gas entre Rusia y Ucrania. Esta es una guerra entre la UE y Rusia”, citó Sputnik.

    Tankáyek recordó que hay dos contrademandas judiciales: La acción legal de Naftogaz contra Gazprom y la demanda de Gazprom contra Naftogaz. Al decidir sobre estos reclamos, el Tribunal de Arbitraje de Estocolmo determinó que Ucrania está bajo circunstancias de fuerza mayor y decidió a su favor en el reclamo de Gazprom contra Naftogaz.

    “Sin embargo, no reconoció que los acuerdos existentes estén bajo la influencia de fuerza mayor en lo relacionado con el reclamo de Naftogaz contra Gazprom. Como resultado, se dio una situación en la que una de las partes en conflicto cae en fuerza mayor y la otra no. Esto es absolutamente absurdo, porque no puede ser así. Si una parte no puede observar los términos del acuerdo, entonces la otra tampoco puede”, subrayó el experto.

    También explicó que, de hecho, el Tribunal de Arbitraje de Estocolmo denunció los acuerdos que existen entre Naftogaz y Gazprom en el sector gasístico.

    Seguir leyendo…

    Casi 100 personas son liberadas de la esclavitud en Ucrania

    Rusia denuncia amenaza de Ucrania a sus diplomáticos en la ONU

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...