• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ser humano por naturaleza se ha preguntado muchas veces cómo sería el rostro de Dios, a quién se puede parecer, si es de color de piel blanca u oscura. Los ojos son grandes o de color claro. Se parece a los árabes, a los africanos o a los latinos, tal vez a los europeos. Esas incógnitas que dan vueltas en nuestra cabeza han sido hurgadas por un grupo de investigadores estadounidenses, quienes señalaron que la imagen del Todo poderoso está determinada por las motivaciones grupales y los sesgos cognitivos.

    De acuerdo con el estudio de los psicólogos de Estados Unidos y que ha sido publicado en la revista científica PLOS One, más del 70 por ciento de los habitantes de esa nación se identifican como cristianos. Sin embargo, el cómo lo visualizan va a depender de su posición política y de la localidad o zona demográfica.

    El equipo de psicólogos perteneciente a la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) explicaron que en la investigación denominada Los rostros de Dios en EE.UU.: Revelando la diversidad religiosa entre las personas y la política, se evidencia que los cristianos norteamericanos no poseen una visión universal de la cara del Todopoderoso.

    Aseguraron en la publicación que los resultados arrojaron que no existe una sola respuesta para todos los creyentes y agregaron que dentro de la misma religión hay diferencias en la percepción de la imagen “el rostro y la mirada hacia Dios se adapta a sus necesidades y se parece a ellos”.

    Sin embargo, detallaron que a 511 estadounidenses le mostraron caras de pares aleatorios para que ensamblarán el rostro que podría parecerse acorde a sus criterios a la de Dios y estos armaron la cara de un hombre blanco, joven y con pelo corto.

    Los científicos afirmaron que en las tendencias políticas también varían el rostro de Dios. Por ejemplo, los liberales  visualizan a un Dios más “femenino, afroamericano y amoroso”. Mientras que los conservadores lo consideran “más viejo, inteligente y poderoso”.

    Destacaron en el informe que las personas de la misma nacionalidad y con semejancia religiosa poseen posturas diferentes de la apariencia de Dios.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...