• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una deuda de arrastre de 3.270 millones de pesos que amenaza su continuidad obligó a la Forestal Neltume Carranco S.A., a poner en venta el 48 % de sus acciones.


    pozo

    El dinero había sido solicitado al banco BCI para la adquisición de maquinaria y la construcción de galpones, activos que fueron perdidos en un incendio ocurrido el año 2004. La empresa al ver cercano el vencimiento en la fecha de pago del préstamo, decidió -en menos de 30 días- vender poco menos de la mitad de sus acciones con el fin de inyectar capitales frescos, cancelar la deuda bancaria y contar con divisas para continuar operando con tranquilidad en sus instalaciones ubicadas en la precordillera de Neltume.
    El único interesado en la transacción es hasta hoy el empresario turístico, metalúrgico, minero e industrial Víctor Petterman, dueño de 67 mil has. del fundo Huilo-Huilo. Pero sus intenciones son tomar el control administrativo y tomar decisiones sobre ella, para lo cual ofrece la compra del 50% más uno. Una sola opinión expresada ante los trabajadores de la empresa dejó clara su postura ante la situación de la forestal: “Ustedes y los jefes llevaron a la empresa a la condición en que estamos, porque no saben trabajar. Por mí, cierro hoy mismo y todo se acaba”.
    Sobre la oferta del empresario, Matthias Glösslein Hevget, gerente general de la empresa, dijo a El Ciudadano: “vender trozos de parte de los bosques con tal de mantener saldados los costos de producción es la única intención de los inversionistas. Con ello se pretende mejorar la calidad de las maquinas, el procedimiento de gestión y mercadeo y crear un sistema que permita abrir los mercados internacionales, esquivos para el sector, más aún cuando no se cumple con los contratos de envíos, ocurridos en este caso por el incendio de sus dependencias. La idea es venderle (a Petterman) el porcentaje de las acciones más la administración y los destinos del negocio, eso si, sometido a las decisiones que se tomen desde el directorio en Chile que preside Hernán Somersville, de la Corporación de la Producción y el Comercio (CPC)”. Sobre la producción, la firma tiene una exigencia de 40 mil pulgadas mensuales. Hoy cumple con 25 mil de coigüe y 10 mil de raulí, lo que indica un déficit de 5 mil, que hasta ahora le están produciendo un gran dolor de cabeza
    Respecto al eventual despido de trabajadores, el profesional hace una comparación: “en Alemania, hay 5 trabajadores alimentando la labor de un administrativo, aquí hay 2 por un ejecutivo. Eso nos dice que hay que disminuir la planta administrativa, manteniendo los obreros. Eso generaría un equilibrio y ayudaría a estabilizar la industria”.
    .
    RECHAZO A PETTERMAN
    Víctor Petterman, con sus dichos, provocó de inmediato el rechazo de los obreros. Máximo Salinas, ex dirigente sindical afirma “el hecho que tenga plata no significa que pueda pasar a llevar la dignidad de los trabajadores, eso yo no se lo aguanto a nadie”.
    El poblado de Neltume, reaccionó y -al cierre de esta edición- se preparaban a protestar por el atropello, exigiendo deponer la intención del empresario de participar de la compañía, por considerar al empresario un peligro para el futuro de su fuente laboral.
    Aseguran que ya fueron víctimas de un engaño en la negociación de las acciones de los obreros del fundo Huilo-Huilo, adquirido por Petterman, quien habría comprado dichos bonos a precio de huevo, aprovechando el desconocimiento de su valor por los trabajadores. “Por eso no le tengo confianza y eso lo comparte mucha gente en Neltume”, dice Máximo Salinas, quien enfatiza: “mujeres, niños, jóvenes y trabajadores de la empresa se manifestarán frente a su predio, para hacerle saber que no es bienvenido como dueño de Neltume Carranco S.A.”.
    “Hay que mantener el último bastión visible de la lucha social que costó muchas vidas en el complejo maderero Panguipulli. No impedir esto sería bajar la cortina sobre aquellos que murieron por mantener la fuente laboral del lugar”, declara Juan Vásquez San Martín, concejal por la zona en la “Ciudad de las Rosas”.
    Miguel Cisternas, presidente del sindicato, tiene otra opinión: “nosotros no encabezaremos esa manifestación, aunque sí participaremos, porque como directiva estamos negociando con Petterman y está interviniendo el senador Eduardo Frei y el directorio de la empresa. Nosotros estamos por ser despedidos colectivamente y después cada uno si quiere, vuelve a la empresa por su cuenta”. Sus palabras fueron consideradas una deslealtad, porque la mayoría está por no aceptar la oferta del empresario. Por ello, piensan pedir la renuncia de la directiva.

    “SI ME CONVIDAN, TAMBIÉN IRÉ A LA MARCHA”
    El cuestionado empresario señaló a El Ciudadano: “mi intención no es obtener dividendos de este negocio, la idea es mantener en el tiempo una empresa que está quebrada. Y eso lo hago porque me gusta el lugar”. Sobre sus dichos a los trabajadores argumentó: ” yo no soy político, así que les dije la verdad: que la empresa estaba quebrada, que hay que asumir costos. Es inevitable el despido de personal.
    Respecto a la marcha hacia su predio, el capitalista dijo: “está bien, en democracia todos podemos manifestarnos y si me convidan, también estaré en la marcha, aunque no sabemos con quién pelearemos. Si es contra mí, bueno, no tengo otra opción, porque yo he dicho la verdad”.
    De llevarse a cabo, la transacción se desarrollaría en la semana del 22 al 26 de mayo en dependencias de la industria.

    Desde Neltume, Pedro Herrera

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...