• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Por nueve meses se encuentra paralizada la construcción del Hotel Punta Piqueros, ubicado en Concón, la que se emplaza encima del Peñón Oreja de Burro, y que desde el inicio de las obras ha recibido críticas que apuntan a los supuestos peligros producto de su cercanía al mar.

    Esta semana, la Corte Suprema ratificó el fallo de diciembre pasado del Tribunal Ambiental, que obliga a retrotraer los permisos ambientales del proyecto hasta que se dictó el Icasara 2 ( Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones), invalidando así la resolución de calificación ambiental (RCA) del proyecto, sin la cual no puede funcionar.

    Desde la Municipalidad de Concón explicaron que tras el fallo de la Corte Suprema, el decreto alcaldicio que ordena la paralización de las obras del proyecto se mantendrá intacto. El director jurídico del municipio, Patricio Anders, señaló: “desde el punto de vista municipal, esto tiene que seguir paralizado y sin realizar ninguna faena de construcción”.

    Sobre la continuidad del proyecto, el funcionario municipal expresó que “esa es una respuesta que tendrá que dar la inmobiliaria Punta Piqueros, porque ellos son los que tienen que resolver qué van a hacer con el proyecto, si lo van a continuar, si van a completar el estudio del impacto ambiental, si lo van a dejar en esas condiciones, eso no lo sabemos”.

    Desde el Comité Pro Defensa del Patrimonio Histórico y Cultural de Viña del Mar, en tanto, se recibió el fallo con satisfacción. “Esto va a sentar precedentes para que estos proyectos, que a nuestro juicio no dan garantías de seguridad y que atentan contra la naturaleza, sean detenidos”, dijo Patricia Arellano, directora del comité.

    Sobre el futuro de la obra, el abogado del Comité, Gabriel Muñoz, dijo que desde ahora la inmobiliaria tendría plazo hasta enero de 2018 para presentar las observaciones que le ordenó el Tribunal Ambiental y que “Cuando eso pase, va a abrirse otro período, donde la comunidad va a poder hacer las contraobservaciones. Después de todo este largo proceso, que es como partir desde cero, nuevamente tendrá que autorizarse un estudio de impacto ambiental, y con esa resolución se podrá pedir un permiso nuevo de edificación al alcalde”, explicó el abogado.

    Respecto del fallo judicial, la Inmobiliaria Punta Piquero señaló a Pulso que se encuentran analizándolo para tomar una decisión: “es el único de la zona continental de borde costero del país que ha efectuado una completa evaluación ambiental, revisada y observada en detalle por más de 20 organismos públicos, que finalmente aprobaron por unanimidad este estudio ambiental, entre los años 2013 y 2014”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...