• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Directora Ejecutiva de la Coalición por el Control de la Fauna Urbana (CEFU), Alejandra Cassino, advierte sobre las malas prácticas de los funcionarios municipales y la contumacia demostrada por las autoridades gubernamentales sobre este tema.


    Pese a los dictámenes de la contraloría y la sistemática demostración de que las matanzas de animales no solucionan el problema de los perros vagabundos y abandonados que molesta a las autoridades locales y gubernamentales, la cruenta caza y eliminación de los canes continúa en las calles del país. Como muestra, la Coalición por el Control Etico de la Fauna Urbana (CEFU), se hace parte de las denuncias generadas por proteccionistas de Puente Alto y Concepción.

    “Los municipios siguen eliminando en forma ilegal. Antes del 18 de septiembre en la Plaza de Puente Alto cazaron cerca de una veintena de perros que eran protegidos por proteccionistas que los alimentan, esperando una recuperación para esterilizarlos y poder darlos en adopción posteriormente. Esta es una práctica que es común en ese municipio. En Concepción ocurre lo mismo. Ahora tenemos imágenes y las patentes de los vehículos, y los nombres de los responsables de una de las masacres de la VIII Región, pero necesitamos que efectivamente los fallos de la Contraloría sean acatados y las fiscalías se decidan a aplicar la ley, reciban las denuncias y apliquen el articulo 291 del Código Penal”, dijo la directora ejecutiva de CEFU, Alejandra Cassino.

    La proteccionista explicó que esta situación es reiterativa y que las autoridades han actuado con soberbia y cinismo a la hora de sentarse a conversar con quienes promueven los derechos de los animales. “Tras la matanza de la Plaza de La Constitución, marzo de 2006, logramos sacar de su cargo al SEREMI de Salud de la época, Mauricio Ilabaca. Luego nos sentamos durante seis meses a trabajar con la autoridad sanitaria y conseguimos que el entonces el Intendente Víctor Barrueto apoyara un proyecto de esterilización masiva para la Región Metropolitana. Sin embargo se fue y eso quedó en nada. En tanto en conversaciones con el Ministerio de Salud nos ha quedado claro que, simplemente la inercia y la soberbia que provocan el permanecer en el cargo durante muchos años sin actualizar los conocimientos en los temas de su competencia, indiferentes ante las experiencias extranjeras, son los conceptos rectores de quienes se encargan de zoonosis en esa repartición estatal”, dijo.

    Cassino agregó que las reuniones con el Ministerio de Salud son malas parodias del espíritu que persiguen las mesas de trabajo y diálogos ciudadanos promovidos por la administración Bachelet. Declaraciones de funcionarios del Ministerio de Salud que participan en estas mesas, en cuanto a que el anteproyecto a presentar es de confección 100 % interna al ministerio, deja en mal pie el concepto de participación promovido por la Presidencia. Eso indica que hay cero respeto por la opinión de las personas que han estudiado el tema, entre los que hay especialistas en Demografía Canina y grupos que han desarrollado los conceptos de postas sociales de atención veterinaria y operativos de esterilización a bajo costo, sólo fomentando el establecido y lucrativo negocio que conlleva la captura y eliminación de canes en todo el país”.
    “Las matanzas de Puente Alto, de Concepción, de Coyhaique y de todo el país sólo demuestran que nuestras autoridades no respetan la vida no humana, las leyes vigentes en el país ni a los contribuyentes, pues siguen despilfarrando fondos públicos en soluciones parche, que sólo llevan a mejorar la estética de un lugar determinado, sólo por unos meses. Si las personas no aprenden a valorar a sus mascotas y las abandonan cuando se cambian de casa, botan camadas enteras a las calles y a las perras en celo las tiran en cualquier lugar, es obvio que seguiremos teniendo el problema”, enfatizó la directora ejecutiva de CEFU.

    Precisó que las autoridades deben entender que este es un problema que se resuelve a largo plazo y no con políticas flash y efectistas. Eso debiera tenerlo claro el Presidente de la Asociación de Municipalidades de Chile, Rabindranath Quinteros, que lo único que hace es defender la eliminación de los perros vagabundos y abandonados. “Debiera pensar en cambiarse el nombre, pues Tagoré debe retocerse en su tumba cada vez que lo escucha defender la eliminación como una forma de solucionar el problemas. Como CEFU lo invitamos a él y a otros alcaldes a que nos escuchen y aprendan. La solución no está en eliminar, ni en crear padrones o registros de dueños ni en dictar ordenanzas inconstitucionales. La solución es bastante más sencilla, limpia y barata y con cero impacto en los electores: hay que educar, esterilizar y aprender de las experiencias ajenas sin redescubrir la rueda, malgastando los fondos del erario”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...