• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Vive en Puquiñe, 3 kilómetros al interior de la ruta que conecta Lanco y Panguipulli, en la entrada norte de la provincia de Valdivia. Sus habilidades se han comparado con las de Violeta Parra, por desarrollar poesía, confección, esculpido, escultura en madera y piedra.

    ¿Cómo llegaste a ser artista?
    Creo que nací artista, empecé pensando la poesía antes de aprender a escribir, me ayudó el entorno maravilloso donde crecí, donde mi abuelo Francisco me inculcó el arte.
    Luego descubrí la artesanía por necesidad. Un día me vi en la obligación de confeccionarle una muñeca a mi hija para el colegio, que vistiera con traje de mujer mapuche. Mi hermana me instó a reproducir estas muñecas y venderlas y, como tenía necesidades económicas, le hice caso.
    Con el tiempo he descubierto que tengo grandes potenciales en las manos, la mente y el corazón. En el fondo de mi existencia hay algo que necesito mostrar y mientras haya madera, fibra y piedra, podré hacerlo.

    SENTIMIENTO HECHO VERSOS Y PROYECTO DE VIDA
    Faumelisa antes trabajó como nana en Santiago. Las cartas que periódicamente enviaba a su familia la motivaron a escribir. Fue una muestra cultural donde le pidieron colaboración la que prendió sus luces para llegar a lo que más tarde tendría como resultado “Sueños de mujer”, una antología de fémina esforzada añorando su tierra, con hambre de la justicia que por siglos le ha sido esquiva a su pueblo.

    ¿Qué te incentivó a escribir poesía?
    Comencé a leer libros para ir conociendo el género humano, era la única forma de conocer y saber. Entonces mi prioridad era conocerme y proyectarme en el futuro. La poesía fue mi gran salvadora, ella motivó mi vuelta a Puquiñe.

    ¿Hubo alguien que fortaleció tus sueños?
    Sí, en Lanco, la señora Nelly Mora tuvo la sensibilidad suficiente para reconocerme y promover mi trabajo. Recorrimos los campos, nos juntábamos en las escuelas, nos conocieron fuera de la comuna y mi poesía fue declamada en Panguipulli, Temuco, Osorno y, gracias a la Universidad de la Frontera, viajé a EE.UU, donde estuve exponiendo en diversos lugares.

    EL PROBLEMA DE IDENTIDAD DE LANCO
    ¿Cómo ves a tu comuna, desde tu sensibilidad de artista?
    Creo que en Lanco, como sucede en muchas comunas periféricas, tienen problemas de identidad. La gente necesita saber un poco más quienes son. Y las autoridades políticas la están dejando de lado, hay poco interés de la Municipalidad.
    Yo me encuentro culpable de todo esto también, porque me he excluido.

    ¿Por qué?
    Porque es mejor ir y protestar, gritar, no quedarse callada. Mi culpa es trabajar muy silenciosa, no haber alzado la voz. En todo caso, también se me han cerrado espacios en Lanco, pero creo estar castigando a mi comuna con el silencio.

    …O estas siendo castigada
    A lo mejor, pero no he hecho nada. Políticamente, puedo estar siendo castigada por ser demasiado crítica. Creo que el militarismo que hubo en Chile nos excluyó de la política, no nos permite crecer; en las elecciones llueven las ofertas para conseguir el voto, pero el sistema sigue igual. Eso no me gusta, los gobiernos no han hecho lo que tiene que hacer, les falta idealismo, que sean más claros, eso se nos borró de la dictadura y no estoy conforme. Me siento enojada, tengo un grito que dar, que no he dado.

    Pedro Herrera

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...