• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.


    La Semana contra la Pobreza vivirá a partir de mañana su momento más significativo con el inicio de las movilizaciones que van a tener lugar en todo el mundo para pedir a los líderes políticos que cumplan con su promesa de lograr la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
    Serán dos días seguidos de concentraciones, manifestaciones y diversas actividades que arrancan mañana, 17 de octubre, jornada en la que se conmemora el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. El lema elegido para este año es “Rebélate contra la Pobreza. Más Hechos y Menos Palabras”. En España, la convocante es la Alianza Española Contra la Pobreza ( www.rebelatecontralapobreza.org), que aglutina a unas 2.000 entidades, entre las que se encuentran numerosos colectivos, organizaciones, sindicatos, movimientos y plataformas sociales.

    La Alianza espera que este año se superen los 43 millones de personas que se movilizaron contra la pobreza en 2007 en todo el mundo, cientos de miles de ellas en las más de 50 ciudades españolas que tomaron parte (este año ya se han sumado unas 80 ciudades). Para apoyar la convocatoria, el pasado domingo, día en que se abrió oficialmente la Semana, se lanzó la campaña “Una promesa no es nada”. Con ella se quiere instar a los responsables políticos a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) acordados a quince años por 189 jefes de estado y gobierno en el año 2000 en la llamada Cumbre de Milenio, que celebró la ONU en la ciudad de Nueva York.

    Los ODM fueron plasmados en la Declaración del Milenio, que recoge ocho objetivos esenciales que debían alcanzarse en 2015: erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria y universal; promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

    Pablo Martínez Osés, coordinador de la “Plataforma 2015 y más” y representante de la Alianza, lamenta la falta de voluntad política para cumplir los ODM, acentuada en los últimos tiempos por la actual crisis financiera. “Lo que estamos pidiendo es que se pongan los recursos suficientes para luchar contra una crisis que no es sólo del sector financiero, sino principalmente humanitaria. Afecta a la mitad de la población mundial, que vive en condiciones de pobreza.”

    Martínez Osés también destaca el contraste entre el alto nivel de recursos empleados para rescatar a los bancos, y la escasez de lo aportado por los Estados para los ODM: “EEUU moviliza en una semana recursos por valor de 700.000 millones de dolares para salvar al sector financiero. En cambio, la ONU dijo en 2002 que con 70.000 millones de dolares anuales, es decir, diez veces menos, se cumplían los ODM. En 2008, vemos que de esos 70.000 millones anuales, sólo se han garantizado 16.000 millones de dolares”.

    El representante de la Alianza Española contra la Pobreza añade que en las movilizaciones van a pedirse medidas políticas muy concretas en tres ámbitos.

    En primer lugar, se reivindicará que se destine a ayuda al desarrollo el 0,7% del PIB, y que dicha cantidad se enfoque a los ODM, evitando en todo caso la utilización de los mecanismos creadores de deuda externa y la firma de acuerdos comerciales con países de rentas medias con apariencia de ayuda al desarrollo, pero con fines realmente comerciales.

    La segunda petición es la cancelación inmediata de la deuda externa de 62 países del mundo, que según la ONU tienen serias dificultades para financiar programas que atajen sus problemas sociales por la deuda.

    Por último, se pedirá que la UE y EEUU prohíban las subvenciones a la exportación que crean pobreza. Estas subvenciones permiten a las multinacionales vender sus productos en el Sur a un precio por debajo de los costes que tienen que asumir los propios productores de estos países pobres. “Es un dumping social que crea más pobreza” afirma Martínez Osés, que señala la necesidad de reconocer el derecho de los países a proteger los sectores estratégicos de su economía.

    Reivindicaciones todas ellas muy concretas que se suman a una evidencia que supone un reto moral para la sociedad: en este momento ya contamos con los medios técnicos, materiales y humanos necesarios para acabar con la pobreza en todo el mundo. Sólo falta el compromiso.

    DATOS DE CONTACTO:
    Dirección: www.rebelatecontralapobreza.org/
    Correo electrónico: [email protected]

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...