• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    ¿Quién es la SN Power y en qué consiste su proyecto de las centrales?



    SN Power es una empresa noruega fundada en 2002, que busca satisfacer la demanda de energía en mercados emergentes y obtener rentabilidad para sus inversionistas, a través de proyectos hidroeléctricos en diversos lugares del mundo, declarando su intención de cuidar el medio ambiente y la cultural local. En su Memoria Anual 2006 se define como una compañía dinámica y ambiciosa que le interesa el crecimiento, siendo uno de sus valores explícitos, el de la orientación comercial.

    Según este mismo documento, y tal como lo han declarado sus ejecutivos, SN Power pretende desarrollar en Chile su proyecto más importante a nivel mundial que le permitiría generar un total 1000 MW. La intención de esta compañía es instalar tres centrales hidroeléctricas de pasada en la Región de Los Ríos, a través de su filial Hidroeléctrica Trayenko S. A. de la que también es socio el grupo de Gustavo Pavez (vicepresidente del Banco Security), quien posee el 20 % de la participación. Según sus cálculos, en este proyecto obtendrían 500 MW y sus mejores ganancias en el negocio energético.

    Específicamente, estas centrales que entrarían en operaciones entre el 2012 y el 2014, se ubicarían en los sectores de Pellaifa (75 MW) y Liquiñe (125 MW), en la comuna de Panguipulli, y la central de Maqueo (300 MW) en la comuna de Futrono.

    Inicialmente han conseguido, a través de la Superintendencia de Electricidad y Combustible (SEC), una concesión provisoria por dos años para evaluar la factibilidad del proyecto.

    También cuentan con derechos de aguas superficiales y corrientes de varios ríos y esteros de la zona: ríos Llancahue, Quilalelfu, Reyehueico, Carranco, Riñintilelfu, Llizán y Changlil; más algunos esteros como el Aihue y el Malihue.

    Actualmente, SN Power está haciendo estudios para captar y canalizar estos cursos de aguas mediante túneles subterráneos que serían dirigidos a casas de máquinas y turbinas generadoras de electricidad, la que sería transmitida a través de torres de alta tensión y comprada a muy buen precio por empresas mineras del norte, también de capitales extranjeros.

    La empresa ha declarado que “todos los ríos intervenidos mantendrán siempre parte de su flujo de agua, lo que significa que los ríos no se secarán como consecuencia de nuestros proyectos. Tampoco se contempla construir grandes embalses”. Sostienen que los embalses inundarían varias hectáreas, y en el caso del río Llancahue, sus aguas serían devueltas a otro cauce.

    Dado que no se han hecho estudios sobre los ríos y tampoco nadie ha precisado como van a calcular sus caudales ecológicos, estas declaraciones no tienen validez, son ambiguas y no dan garantía alguna. Lo que está claro, en el caso del río Llancahue, es que pretenden llevarse más del 60% de su cauce natural y devolverlo en otro cauce distinto 20 kilómetros más abajo. Esto significaría secar un porcentaje importante del río y provocar un deterioro irreversible al ecosistema del río, a la biodiversidad y al paisaje turístico de los lugares intervenidos.

    Por otra parte, los túneles que proyecta la empresa para conducir las aguas, a una profundidad de más de 300 metros, tendrían un diámetro de 6 metros, y una longitud total de 19 kilómetros, y serían realizados a través de la detonación de explosivos.

    Esto plantea innumerables problemas:

    * La enorme cantidad de escombros y material rocoso producto de la construcción de túneles y acueductos y el destino incierto de este material. Se estima que la cantidad total de escombros tendría el tamaño del cerro Diuco (36.000 m3).
    * El relleno de badenes y quebradas con el chancado del material mencionado anteriormente, que provocaría aluviones ante cualquier lluvia permanente y prolongada, lo cual pone en serio riesgo la vida de la población río abajo.
    * El hecho que existen dos fallas geológicas en el sector donde se proyectan los embalses y las centrales, lo cual significa alto riesgo de desplazamiento de los terrenos y por tanto destrucción de los embalses e inundación de los terrenos río abajo.

    Para la realización de los estudios la empresa SN Power tiene que intervenir en la zona, tanto en predios de comunidades mapuche como en predios privados. Hasta ahora los vecinos han manifestado una oposición general y se han negado a dar permiso a la gente de la empresa, sin que medie una autorización judicial, porque este proyecto significa una grave alteración al medio ambiente y a la vida de las comunidades cercanas.

    ¿Qué significa la construcción de estas centrales para las comunidades mapuche?

    * Violación de los derechos indígenas: pese a los convenios internacionales a los que ha adscrito la empresa, estos proyectos se han diseñado sin consultar a las comunidades mapuche del sector. El mismo Estado chileno ha pasado por sobre el derecho a la libre determinación del pueblo Mapuche, pues contempla la realización de proyectos como este sin escuchar a las comunidades y sin preguntarles qué es lo que ellos necesitan.

    * Las perspectivas de desarrollo que se imponen a través del Estado chileno y de las empresas extranjeras, sostienen visiones de corto plazo que benefician el crecimiento económico de unos pocos que pertenecen a grupos privilegiados por el poder económico que poseen. Existen antecedentes de proyectos que ya han creado grandes problemas en territorios Mapuche, y gran parte de las riquezas naturales están en manos de grupos económicos que son cómplices de que se mantenga un modelo de desigualdad social, como las adquisiciones de derechos de agua, aguas que desde la visión Mapuche son de todos y no sólo de unos pocos.

    Los proyectos de SN Power implican una intervención en la cultura del pueblo Mapuche, en todos sus ámbitos:

    o Intervención espiritual: violación de espacios sagrados, sin respetar los sentidos religiosos de las comunidades. Por ejemplo: intervención en la montaña, con explosivos y detonaciones (se calculan 19 mil detonaciones en total), y abriendo largos túneles a gran profundidad. Para los Mapuche, la montaña es sagrada, igualmente las aguas y el bosque. Aquí es evidente que ni la empresa ni el Estado chileno han escuchado la voz de los dirigentes mapuche, sobre el tipo de desarrollo que las comunidades quieren establecer y sobre el legado que esperan dejar a las futuras generaciones. Asimismo, este proyecto contempla la intervención de cementerios mapuche, lugares sagrados donde descansan los espíritus de sus antepasados.

    o Intervención territorial: es sabido que, en diferentes épocas históricas, al pueblo Mapuche se le ha despojado de sus territorios, dejándoles cada vez más al interior o en sectores cordilleranos. Esto ha sido reconocido, a la hora de aprobarse la Ley Indígena, para que se respeten sus territorios y su derecho a vivir en sus tierras de la forma como ellos definan. En un proyecto como el de SN Power, se alteraría notablemente la vida del territorio, pues a mediano plazo se destruirían las riquezas naturales, y sin ellas las comunidades terminarían por emigrar a las ciudades en busca de trabajo y sustento. Hay estudios elocuentes que muestran cómo el fenómeno de la llegada de los mapuche a las ciudades ha sido nefasto para su pueblo, pues para la mayoría las posibilidades de trabajo son precarias, los sueldos que reciben son mínimos, y no les queda otra alternativa que vivir disgregados y en la marginalidad, perdiendo sus raíces y su vida comunitaria, soportes centrales de su cultura

    o Pérdida de la memoria histórica: la destrucción de la naturaleza trae consigo la disgregación de las comunidades y la pérdida de tradiciones importantes para la vida comunitaria del pueblo Mapuche.

    o Intervención en la calidad de vida: La visión de desarrollo de los pueblos Mapuche se basa en el equilibrio en la Naturaleza, donde el ser humano es parte de ella y cumple la función de cuidarla. Estos proyectos son una alteración de ese equilibrio.

    * Las comunidades valoran las acciones de Turismo sustentable que existen en la zona como una fuente de ingresos para su pueblo: venden sus productos a los turistas que pasan por el camino. De intervenirse la zona con proyectos como el de SN Power, el tipo de turista cambiaría, dejarían de venir aquellos que buscan entornos naturales armónicos, tranquilos y bellos, y se depreciaría el turismo existente hoy día.

    * Quienes viven a orillas del camino, serían seriamente perjudicados pues el proyecto contempla el ensanchamiento al doble del camino actual, para lo cual les serían expropiados sus terrenos, con una indemnización bajísima.

    ¿Qué significa la construcción de estas centrales para la actividad turística?

    * Lo que busca el tipo de turista que visita la zona, es su belleza natural y su tranquilidad. La ejecución de este proyecto implicaría inevitablemente el desecamiento de los ríos y esteros, y con esto la pérdida de las fuentes de todos los atractivos visuales, como los bosques y paisajes naturales que rodean las termas.

    Este proyecto interviene en la forma de vida de quienes hacen turismo sustentable, pues impone una forma de hacer turismo que no es la que ellos han definido. Los termeros de la zona sostienen sus empresas con una cantidad de turistas en temporada alta manejable a escala humana. El tipo de turista que atienden es el que busca tranquilidad, belleza del entorno, y la salud que brindan las aguas termales. Esas son las definiciones básicas en las cuales se han focalizado sus esfuerzos. Si se construyera una central como la proyectada frente a una de las Termas, el tipo de turista cambiaría drásticamente, y no sería posible asegurar el cuidado de los entornos que visitan.

    * Este proyecto ha sido planteado por una empresa extranjera, que desconoce la historia y cultura donde pretende instalar sus obras. Intervienen la cultura local, trastocando sus valores, aparece con fuerza el consumismo, y a la gente empieza a importarle más el lucro que pueden obtener de este proyecto, se despierta la ambición por el dinero o por los fardos de pasto, sin importar a qué costos se obtienen.

    * Este tipo de proyectos nos desvía de la misión original: lo que queremos es cuidar los entornos naturales que son nuestra fuente de sustento y nuestro proyecto de vida. QUEREMOS SEGUIR HACIENDO TURISMO VERDE.

    * El aceptar este tipo de proyectos significa aceptar el centralismo y la inequidad de este país: que las regiones se sigan sacrificando por Santiago y por las mineras del norte de capitales extranjeros. Esta actitud nos parece egoísta, pues nuevamente unos pocos se llevan todo lo que tenemos. Si el beneficio económico va directamente a las empresas, ellas deberían correr con los grandes costos que significa obtener energía, y no intentar conseguirla donde saben que hay menores gastos de inversión. No consideran los costos para el ecosistema y para la vida de las personas alrededor de los ríos. La crisis energética del país debería abordarse de una forma que no dañe el medioambiente.

    * Impacto sobre la actividad productiva del Turismo: La actividad turística es el principal motor económico de Coñaripe. Existen tres Centros Termales vecinos al lugar donde se proyecta instalar una de las centrales hidroeléctricas. Estos tres Centros Termales tienen diferentes estados de desarrollo, y generan fuentes de trabajo directas e indirectas, hasta un 70% más en temporada alta. Todos se verían fuertemente impactados por la eventual instalación.

    ¿Qué significa la construcción de estas centrales para los vecinos del EcoPueblo Pualafquén?

    * El ecopueblo Pualafquén es un loteo rural colindante a comunidades mapuche y predios privados, ubicado en el kilómetro 7,5 del Camino a Los Cajones, sector La Chépica. Los propietarios adquirieron sus predios en el espíritu de protección a la Naturaleza y conservación de bosques nativos, cauces de aguas y flora y fauna del sector. Nos mueve el amor a la Naturaleza. QUIEN AMA ALGO, LO CUIDA DE LOS PELIGROS.

    * El proyecto de SN Power pone en peligro los entornos naturales, la biodiversidad, y la totalidad de las formas de vida. Sus proyectos se ubican muy próximos al Parque Nacional Villarrica, reserva de vida natural. Al desecarse los ríos y otros cauces, inevitablemente desaparecen las formas de vida existentes alrededor.

    * Los bosques templados-húmedos dejarían de existir tal como los conocemos, nuestra zona es el punto norte donde todavía podemos encontrar estos bosques, ya que la desertificación del territorio nacional ha avanzado hacia el sur, debido en parte a proyectos como el de SN Power.

    * El cuidado hacia el ecosistema incluye el aprecio por un entorno seguro y libre de los problemas de las ciudades, tales como los efectos nefastos en la salud producidos por los cableados de alta tensión (cáncer, leucemia), la irrupción permanente de moles de cemento que dejan inservibles los suelos, la enorme cantidad de material rocoso que se extraería a partir de la construcción de túneles y su destino final, etc. Nos oponemos absolutamente a que algo de esto le ocurra al ecosistema que hemos declarado proteger.
    * Nuestras relaciones de buena vecindad con las comunidades mapuche del sector y con los empresarios de turismo de la zona, nos convocan en la colaboración con todos quienes se sientan afectados por este tipo de proyectos, pues un objetivo compartido es el cuidado del entorno natural en el que hasta ahora hemos convivido en equilibrio.

    * Esta zona de Chile es uno de los 25 lugares del mundo más prolíferos en diversidad biológica. Se reconoce esta región como una especie de isla biogeográfica, lo que quiere decir que alberga una diversidad de flora y fauna QUE NO EXISTE EN OTRAS PARTES DEL MUNDO Y QUE ESTÁ EN PELIGRO DE EXTINCIÓN. Al mismo tiempo, esta zona ya ha sido impactada y alterada significativamente por actividades humanas. Por lo tanto es un sector que necesita mantener sus delicados equilibrios ecológicos, esos equilibrios que no resisten el impacto de un crecimiento acelerado indefinido.

    ES HORA QUE APRENDAMOS A ACEPTAR LO EVIDENTE

    Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

    De principio a fin somos parte de un sistema biológico que busca el equilibrio. La belleza de este bosque maduro que conocemos, sus aguas y su flora y fauna, son la máxima expresión externa de la armonía de la naturaleza. Ya otros bosques más al norte cedieron y fueron reemplazados por plantaciones de pino insigne y otras especies foráneas, orientadas sólo al comercio forestal maderero. Sus tierras perdieron el humus vital y están erosionadas.

    ¿QUEREMOS LO MISMO PARA COÑARIPE Y LIQUIÑE?

    Artìculo elaborado por Carola Bustamante y Jaime Valdés, Mesa Pellaifa Newen
    http://pellaifanewen.blogspot.com/
    [email protected]

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...