• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La mentira tiene patas cortas y poco se puede fingir cuando se ordena prisión preventiva contra un hijo. Esto le ocurrió al expresidente y dictador peruano Alberto Fujimori, cuyo “mal” estado de salud está en duda desde que circuló un video en el que se le ve siguiendo la audiencia de su hija Keiko el pasado 31 de octubre.

    El ministro de Justicia de Perú, Vicente Zeballos, dijo este martes que en las imágenes se “evidencia que goza de un buen estado de salud y que no hay razón o justificación para que esté internado en la clínica”.

    Acotó que el comportamiento del exmandatario demuestra su agilidad y prontitud para hacer algunas gestiones en la clínica.

    En este sentido, indicó que el Poder Judicial debería ordenar una revisión sobre su estado de salud real. “Si el informe indica que Fujimori no sufre de complicaciones médicas graves, el Poder Judicial debería ordenar su alta médica y posterior reingreso a prisión“, manifestó.

    A diferencia de aquel video que grabó pidiendo clemencia, tras ingresar a la clínica por una “descompensación” oportuna después de que se anuló el indulto, en el más reciente, Fujimori se incorpora por sus propios medios, se desconecta un cable de control de presión y empieza a comentar y dar instrucciones telefónicas a un tercero cuando el juez dicta el fallo contra su hija, reseñó Sputnik.

    La orden judicial con la que se le revocó el beneficio otorgado el 24 de diciembre de 2017 por el entonces jefe de Estado, Pedro Pablo Kuczynski, se conoció el 3 de octubre.

    En ella se ordena el reingreso a prisión de Fujimori para seguir cumpliendo su condena de 25 años, por ser autor mediato de delitos de lesa humanidad durante las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, cometidas por el grupo militar encubierto Colina en 1991 y 1992, respectivamente, refirió EFE.

    Justicia peruana ordena 36 meses de prisión preventiva contra Keiko Fujimori

    (Video) Fujimori pide clemencia porque su “corazón no va a soportar” el reingreso a prisión

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...