• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El precio del barril del petróleo tiene una influencia significativa y directa para las economías, no solo de los países productores sino también de los destinados a importar, por lo que las más variaciones con tendencia a la baja registradas en el mercado, representan una señal importante a la que los gobiernos del mundo están atentos.

    Expertos consideran que para favorecer a las economías mundiales, la cotización ideal del oro negro pudiese rodear los 60 dólares. “Un precio a 60 dólares es más positivo que un barril a 100 para la economía global”, así lo aseguró el director de inversiones de JP Morgan Asset Management, Manuel Arroyo.

    Para el especialista, esta inestabilidad es consecuencia de la combinación de una serie de factores como la “caída de la demanda, en línea con datos macro decepcionantes, aumento inesperado de la oferta en productores americanos o factores puramente técnicos, con gestores tomando decisiones tácticas que contribuyen a exagerar los vaivenes del precio”.

    Se tiene previsto que este jueves 6 de diciembre, se realizará la 175° Reunión Ordinaria de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) en Viena, Austria, con el objetivo de que los principales productores aborden el desequilibrio en el mercado y acuerden posibles acciones que permitan alcanzar la estabilidad.

    En este sentido, remarcó que se espera que los gobiernos de las naciones Opep y no Opep, concreten la reducción de la oferta -la cual ha incrementado inesperadamente debido a la extracción de crudo por la vía de fracking, sobre todo por parte de Estados Unidos-,  y contribuya a la recuperación progresiva del mercado petrolero.

    Arroyo defendió que limitar el crudo disponible en los mercados permitirá impulsar una recuperación de los precios del barril, ante la volatilidad del mercado y cuyos reportes se encuentran actualmente muy por debajo a los más de 80 dólares que alcanzaba a principios del mes de octubre.

    Mientras que expertos petroleros estiman que para comienzos del año 2019, los precios se ubicarán entre los 70 y 75 dólares por barril. Con relación específica al caso de Venezuela, califican la situación como crítica ya que con la caída de los precios, decaen los ingresos en dólares.

    Optimismo, a pesar del deterioro

    Por otra parte, Manuel Arroyo, hizo referencia al impacto ocasionado por las declaraciones del presidente de la Reserva Federal de EE. UU., Jerome Powell, al anunciar que las tasas de interés “se mantienen justo por debajo del amplio rango de estimaciones del nivel que sería neutral para la economía”.

    “Lo que hemos visto estas últimas semanas son una serie de datos macro económicos que han decepcionado (…) están siendo peor de lo que se esperaba”, aunque el estímulo fiscal de China tiene buena tracción, consideró el inversionista. Enfatizó que Europa sigue decepcionando con los números de inflación y el Producto Interno Bruto (PIB), que han sido relativamente malos.

    No obstante, a pesar de que la realidad ha sido “un poco peor” de las proyecciones, “la tendencia sigue siendo positiva”. “La probabilidad de una recesión en EE. UU. dentro de los siguientes doce meses sigue siendo baja, EE.UU. va a seguir creciendo y probablemente va a tener el ciclo más largo y expansivo de su historia”, puntualizó.

    El diferencial de tipos entre los bonos a 2 y a 10 años en el país norteamericano se ha reducido a su menor nivel en más de una década, cayendo por debajo de 0,15 puntos porcentuales. Este diferencial o “spread” se considera una referencia importante entre algunos responsables del banco central para medir los riesgos de una recesión y sopesar las dudas de los inversores sobre el futuro. Sin embargo, este experto cree que aunque hay que monitorizar la curva de tipos “todavía queda al menos un año de crecimiento”, publica Capital Radio.

    A.L.

    Elevada oferta de petróleo y derrumbe de precios preocupan a la Opep

    Caída de los precios del petróleo ¿síntoma de una desaceleración económica global?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...