• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Mariano Blanco III fue asesinado a balazos por varios hombres que ingresaron en su oficina; este dirigente local se ha convertido en el décimosexto personaje que detenta un cargo de elección popular que ha muerto durante el mandato del presidente Rodrigo Duterte.

    El alcalde cuando llegó al hospital del municipio cercano de Barili fue declarado muerto a eso de las 2.25 hora local confirmó el jefe de la Policía de Ronda y el inspector Junior Falcon.

    De acuerdo con las autoridades, varios hombres sin identificación irrumpieron a tiros en el Ayuntamiento en una camioneta alrededor de las 1.30 hora local (17.30 GMT del martes).

    Ayuntamiento de Cebú

    El funcionario se encontraba en  la lista negra de personas con cargos públicos presuntamente implicados en el tráfico de drogas, cuyo motivo le fue impuesto por el Gobierno de Duterte en la policía local en el año 2017.

    Tampoco asistió a la reunión celebrada el pasado mayo entre el presidente Duterte con los alcaldes de los municipios de la provincia de Cebú. Pues, era uno de los tres gobiernos locales que no fue invitado a la jornada.

    En febrero, su sobrino y vicealcalde de Ronda, el abogado Jonah John Ungab, también fue asesinado a tiros, luego de acudir a una audiencia en el tribunal con su cliente Kerwin Espinosa, uno de los narcotraficantes más buscados por el mandatario Duterte.

    Los muertos se han incrementado en la nación tras el duro combate al narcotráfico y la corrupción

    En julio la Liga de Municipios -que aglutina a 68 alcaldes de las principales ciudades de Filipinas- solicitó una reunión con el mandatario para abordar la oleada de asesinatos de cargos locales y su relación con la “narcolista”.

    Desde hace dos años inició la guerra de Duterte contra el narcotráfico, pero estas acciones han desatado una ola de violencia en el país y algunos medios han revelado que hasta ahora  van más de 4.500 sospechosos muertos en redadas de la Policía y más de 23.500 homicidios sin resolver. Otras cifras publicadas por los medios internacionales indican que a solo un mes de asumir la presidencia Duterte, ya habían 800 personas asesinadas.

    Sigue leyendo…

    Duterte: Me he peleado hasta con Dios para combatir el narcotráfico

    “Son inútiles para mí y una lacra para la sociedad”, les dice Duterte a los policías filipinos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...