• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A pesar de tener sobre sí la mirada de la comunidad internacional por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Riad en Estambul, el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salmán, llegó despreocupado a Argentina para asistir a la cumbre del G20.

    Menos atención le brindó a la denuncia que presentó, esta semana, Human Rights Watch (HRW) ante la justicia argentina para que sea detenido por presuntos crímenes de guerra cometidos por su país en Yemen.

    La organización impulsó la querella considerando que la nación suramericana reconoce la jurisdicción universal por crímenes de guerra y torturas, lo que implica que está facultada para investigar y juzgar estos delitos, con independencia de dónde se cometan, reseñó EFE.

    Sin embargo, hay pocas probabilidades de que el Gobierno de Mauricio Macri mueva un dedo para que la iniciativa prospere.

    El príncipe saudí a su llegada a Buenos Aires. Foto: Web.

    La denuncia está en manos del fiscal federal Ramiro González, quien inició este miércoles el trámite contra Bin Salmán. El primer paso que dio fue pedir al juez Ariel Lijo, a cargo del expediente, que consulte si el príncipe heredero tiene “procesos en trámite en el Reino de Arabia Saudí y la República de Yemen” relacionados con la denuncia de HRW.

    Pese a ello, la sonrisa de Bin Salmán al llegar a la capital argentina tiene una explicación: el trámite es complejo y su estatus diplomático (se encuentra en “misión diplomática especial”)  neutraliza cualquier posibilidad de detención.

    La situación de la población en Yemen se agrava cada día. Foto: Web.

    “La participación del príncipe heredero en la cumbre del G20 en Buenos Aires podría permitir que las víctimas de abusos que no lograron que se hiciera justicia en Yemen o Arabia Saudí puedan obtenerla en los tribunales argentinos”, dijo un esperanzado director ejecutivo de la HRW, Kenneth Roth.

    En la denuncia, también se le acusa de posible complicidad en casos de tortura y otros malos tratos de ciudadanos saudíes, incluyendo el asesinato de Khashoggi.

    Un historial de destrucción

    De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas, unos 14 millones de personas en Yemen, o la mitad de toda la población, enfrentan condiciones de prehambruna.

    Continuamente, la coalición saudí emprende bombardeos que, incluso, han dañado “gravemente” el principal depósito de agua potable del sur del estratégico puerto del mar Rojo. También han usado bombas de racimo contra los yemeníes, aunque estén prohibidas a escala mundial.

    Coalición saudí promete ayuda económica a Yemen, pero no detiene sus bombardeos

    Otro niño muere por desnutrición en Yemen a causa del bloqueo saudí

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...