• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un ciclón de odio y violencia permanece en las calles de Brasil desde que el pasado domingo el candidato presidencial ultraderechista, Jair Bolsonaro, obtuvo la mayoría de votos (46%) en la primera vuelta electoral.

    Su, discurso en el que hace apología a la violencia y defiende la tortura, es la vitamina para los seguidores que día a día salen a la calle a “cazar” a quienes se ubican en el bando del abanderado del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad.

    El primer golpe violento lo asestó un fanático de Bolsonaro la madrugada del lunes, después de la primera jornada electoral, cuando asesinó de 12 puñaladas al músico capoerista, Moa do Katendê, de 63 años, por reconocer que votó por el socialista Fernando Haddad.

    Al músico le dieron 12 puñaladas. Foto: Web.

    Ante ese hecho, la respuesta del abanderado del Partido Social Liberal, en vez de apaciguar los ánimos, sirvió de luz verde para cometer otras fechorías. “Yo no puedo controlar a los millones de brasileños que me apoyan“, fue lo que manifestó Bolsonaro. Y está claro que tampoco quiere intentarlo.

    Vamos a acabar con todos los comunistas“, dijo un hombre que atropelló a otro por portar una camisa con el rostro del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva el mismo domingo de las elecciones.

    Ese día también le cayeron a golpes a Julyana Rezende Ramos Paiva cuando se dirigía a su colegio electoral en el barrio Cruz das Armas, en Macei, después de que le preguntaran por quién votaría y ella respondiera que por el Partido de los Trabajadores, reseñó El Mundo.

    Los periodistas no se salvan de esta “euforia” de la extrema derecha. A una del Jornal Commercio de Pernambuco la agredieron al salir de sufragar. “Vieron mi acreditación de prensa y me dijeron que era una niña rica de izquierdas y que me iban a violar“, contó luego.

    Los fanáticos hacen en la calle lo que Bolsonaro pregona en su discurso. Foto: AFP.

    El odio se dispersó con mayor intensidad después de la jornada electoral. “Sal de aquí, puta de izquierdas. Sal de aquí, feminista”, le gritaron a la hermana de Marielle Franco, concejala de izquierda y defensora de derechos humanos asesinada en Río de Janeiro hace siete meses, cuando paseaba en un centro comercial con su hija de dos años. Uno de los hombres portaba una camisa con el rostro de Bolsonaro.

    Ni el campus universitario está exento de estos episodios. “Aquí está Bolsonaro”, le gritaron diez jóvenes el martes a un estudiante que llevaba una gorra del Movimiento Sin Tierra, en la Universidad Federal de Paraná, mientras lo agredían con botellas de cristal.

    La comunidad LGTBI también se mantiene en suspenso ante los últimos sucesos y teme salir a las calles. “Cuidado maricones que Bolsonaro los va a matar“, cantaron jóvenes en el metro de Sao Paulo antes de la primera vuelta.

    En la jornada electoral del pasado domingo, Bolsonaro obtuvo el 46% de los votos frente al 29,28% que alcanzó el candidato del PT, Fernando Haddad. Ambos se medirán en una segunda vuelta prevista para el domingo 28 de octubre.

    Bolsonaro promete eliminar ministerios y empresas públicas si resulta electo

    Un fanático de Bolsonaro asesinó a un hombre porque “votó por Haddad”

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...