• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

     

    De a poco se siguen conociendo antecedentes del preinforme de Contraloría que revisó el estado financiero del Municipio de Valparaíso. Uno de los contratos investigados por el ente contralor fue el del municipio con Eagle Care, empresa a cargo de los aparcaderos de autos, quienes reciben en sus recintos, ubicados en calle Eusebio Lillo y en Santos Ossa, los vehículos que tengan alguna orden judicial o se encuentren mal estacionados.

    Según explicó el alcalde Jorge Sharp, la Contraloría señaló que esta empresa ha incumplido obligaciones esenciales del contrato, como por ejemplo, el no pago de su estipendio mensual desde marzo del 2016, cifra que corresponde al 30% de sus ingresos brutos -uno 5 millones por mes-, por lo que la deuda actual es de cerca de 55 millones de pesos.

    A su vez, ha incumplido en la forma en que ha pagado, ya que el cálculo debe ser un porcentaje de los ingresos brutos y no solo los netos, como lo ha estado haciendo, con diferencias de cerca de un millón y medio de pesos. “O sea, es una empresa que no paga, paga mal y fuera de plazo”, dijo Sharp. Otras anomalías son no informar el número de autos que ingresa al aparcadero y la existencia de deudas con el Estado por el no pago de IVA.

    Amenaza por parte de la empresa

    Lo más llamativo de todo es que este jueves, la misma empresa anunció que ponía fin al contrato con el municipio, aseverando que la municipalidad no ha cumplido con ciertas obligaciones, como por ejemplo, que no se ha puesto a disposición una grúa para que puedan mover los autos dentro del aparcadero, lo que por cierto, no ha impedido que sigan ingresando autos.

    Pero lo más grave es que Eagle Care señala que el municipio tiene 30 días para retirar los autos del aparcadero. Transcurrido ese plazo, “que graciosamente le concedemos, y de existir vehículos en nuestros recintos derivados del Municipio de Valparaíso, trasladaremos los no retirados al centro de la ciudad y el costo de dicho traslado será cobrado al Municipio judicialmente”.

    Ante esta situación, Jorge Sharp señaló que esto significa “una amenaza a la seguridad, al patrimonio y a la propiedad, amenaza a los porteños y porteñas, y atenta contra los intereses de la ciudad”, agregando que son cerca de 500 los autos que se encuentran en el aparcadero. Por lo mismo, se tomó la decisión de poner fin a este contrato con Eagle Care y ejercer las acciones civiles que corresponden para resguardar la ciudad. “No vamos a aceptar el chantaje y el amedrentamiento de esta empresa, porque no solo pone en jaque al municipio sino que a la ciudad en su conjunto”, dijo el alcalde de Valparaíso.

    Desde este jueves, Eagle Care no permite que ingresen autos al aparcadero, lo que para Nicolás Guzmán, jefe jurídico del municipio, es un incumplimiento contractual reconocido por la empresa en la carta enviada al municipio. Ante esto, el municipio está evaluando terrenos para poder dejar los autos y comenzar a resolver este problema, a través de una nueva licitación o que el municipio directamente se encargue de los aparcaderos.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...