• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, que terminó con la muerte del Presidente Salvador Allende; no habría sido tal, si el Senado presidido por el Demócrata Cristiano (DC), Patricio Aylwin y sus partidarios; en complicidad con la derecha, hubiesen evitado decretar una movilización de las fuerzas armadas para su derrocamiento. Así, la DC se convirtió en uno de los principales golpistas, dolidos por la derrota ante la unidad popular, de su candidato Radomiro Tomic.


    agricultura
    Los intereses de dominación de los dirigentes de la falange, no se han limitado sólo al territorio chileno; sino que además, pretenden incidir en el resto de Latinoamérica, trabajando codo a codo con terroristas que han actuado en Nicaragua, El Salvador, Cuba y recientemente en Venezuela; a quien han negado abiertamente su voto para que sea miembro del Consejo de Seguridad de la ONU. En el país petrolero, desarrollan un trabajo político mediante la demócrata cristiana COPEI, principal opositor del presidente Hugo Chávez.
    Así han expandido su ideología, sacando provecho a su vínculo con la religión católica; aprovechando que América Latina es reconocida por su fervor religioso.

    FALSA DEMOCRACIA
    Como aún faltan documentos de la inteligencia norteamericana, por desclasificar, no se puede precisar si las cúpulas DC fueron obligadas a actuar por mandato de la CIA en el golpe de Estado; pero está claro que pretendían hacerse del poder, después de ver a Allende fuera de La Moneda.
    Sin embargo, las ambiciones militares lideradas por Pinochet impidieron sus objetivos y no les quedó otra que mostrarse como opositores al régimen, de esta forma integraron la Concertación, con los Socialistas y Radicales.
    Efrén Osorio, presidente del Partido Humanista (PH), quien integró esta coalición, dijo a El Ciudadano que “le hicimos saber a la DC que la instalación de la dictadura era su responsabilidad; al reconocerlo se mostraron arrepentidos, pero a lo largo de esta transición aún siguen manteniendo una actitud de oportunismo y desarrollan trabajos silenciosos, con otros movimientos de la colectividad en América Latina, como es el caso de Venezuela”, explica el dirigente.

    Las cúpulas DC han mantenido relaciones “silenciosas” con siniestros personajes. Como el mismísimo Luis Posada Carriles, conocido como Basilio, Comisario Basilio y Bambi; un ex-agente de la CIA, cubano anticastrista y extremista, nacionalizado venezolano. Fue miembro del Ejército Yanqui y funcionario policial de carrera en Venezuela. Ha confesado públicamente ser terrorista, y entre sus acusaciones están la de haber realizado varios ataques violentos contra intereses cubanos, incluyendo bombas en varios hoteles y la explosión de un avión de la aerolínea Cubana de Aviación, que volaba entre Venezuela y Cuba. Los amigos del terrorista, serían Marcelo Rozas y José Miguel Fritis; el primero actuó a nivel internacional, mientras que el segundo fue incluso Gobernador por la provincia de Palena, y más tarde elegido alcalde de Chaitén, hechos que fueron revelados en un artículo de Mónica González y Fernando Paulsen en la revista Análisis.
    El caso de Marcelo Rozas es antiguo. Éste, supuestamente conoció a Soledad Alvear y Gutemberg Martínez, mientras la pareja estudiaba en la Universidad de Chile. Esa amistad, logró que la actual mandamás de la DC, lo convirtiera en director de la Agencia de Cooperación Internacional (AGCI), del Ministerio de Relaciones Exteriores, nombrado por Ricardo Lagos. Según declara la inteligencia cubana; Rozas, supuestamente pretendía asesinar a Fidel Castro. Debido a la siniestra imagen del partido en Cuba, hace unos años el país antillano impidió el ingreso a la isla, de una comisión chilena, integrada por partidarios de la colectividad, para investigar “violaciones a los derechos humanos”; resultando curioso, que más tarde sí se autorizara el ingreso de Joaquín Lavín.

    CONTRA VENEZUELA
    Desde el mismo momento en que Hugo Chávez es elegido constitucionalmente por los venezolanos, la DC internacional comienza a trabajar para quebrarle la estabilidad política, con sus camaradas caribeños y una facción del PDC cubano, creada en Miami.
    Al producirse el intento de golpe de Estado por la clase patronal en Venezuela, Soledad Alvear, como Canciller de Ricardo Lagos, reconoce al gobierno golpista de Ernesto Carmona; dos días más tarde intentaron desmentir sus dichos a toda costa, pero la DC chilena continuó su acoso al Gobierno Bolivariano.
    El 05 de Octubre del 2003, Martínez, señalaba en el congreso de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) que, “Venezuela vive momento de polarización e incertidumbre”, también se refería al “flagelo político del populismo irresponsable, el que constituye en torno a personalismos autoritarios que nada solucionan”.
    Pero su arrogancia no ha tenido límites; este año, junto a la UDI y RN; el Colegio Médico, la Sociedad de Oftalmólogos, más la antipropaganda de El Mercurio, rechazan la solidaridad de Venezuela que pretende ayudar a los pobres que sufren de problemas a la vista, con la Operación Milagro. Sin embargo, lo que sacó de casillas a Víctor Delgado, embajador venezolano en Chile; es el constante hostigamiento de la DC, que gratuitamente descalifica la opción venezolana como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU.
    Delgado señaló que, “la DC está teniendo un comportamiento con Venezuela, similar al que tuvo con Salvador Allende; igual que la DC venezolana con Hugo Chávez”, esto dolió de sobremanera a la directiva DC; que en vez de explicar los casos, pidió la expulsión del diplomático.
    Los antecedentes históricos en torno a la DC, demuestran que sus cúpulas se dedican a desarrollar en toda Latinoamérica, políticas que sean acordes al imperio norteamericano, ya que de otro modo no se explica tanto alboroto por un voto, que ni siquiera los venezolanos han pedido.
    Con todo lo anterior y con las presiones que debe estar recibiendo Verónica Bachelet, no tendría nada de raro que las preferencias de Chile fueran por Guatemala, el próximo 16 de octubre. Sin duda quedarían contentos los directivos de la DC, quienes se han convertido en millonarios e influyentes personajes; en desmedro de sus militantes que creen que sus declaraciones de principios, provienen de una profunda fe religiosa.
    Al cierre de esta edición, el Gobierno de Venezuela designó como nueva embajadora en Chile a María Urbaneja, en sustitución de Víctor Delgado, removido tras las críticas que hiciera contra la DC y la presidenta de esta tienda, Soledad Alvear.

    Pedro Herrera

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...