• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La publicación de este artículo no es un hecho casual que se haga desde este blog cobijado en la WEB de la FECH y en un día 5 de octubre.


    Si bien es cierto han pasado bastantes años desde que el 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende fuera elegido Presidente de la República, y a pesar de todas las críticas que se puedan hacer del período de su mandato por parte de algunos, mientras otros miramos esa época como el acercamiento mayor que ha tenido el país a una verdadera justicia social, pero que se ve opacada por una campaña intensa por parte de la derecha (unidos entre otros los miembros del Partido Nacional, del Gremialismo, de Patria y Libertad, de la Democracia Cristiana), de los Estados Unidos y de las Fuerzas Armadas que culminan con los hechos por todos conocidos del 11 de septiembre del 73. Sin embargo, el hito que quiero destacar es que el primer discurso del Salvador Allende una vez electo, lo pronuncia desde los balcones de la sede de la FECH ubicada en ese entonces en la Alameda frente a la Biblioteca Nacional.

    El otro hito importante, es que el 5 de octubre de 1988, se efectúo el plebiscito que determinaba el término de la dictadura militar, situación que para muchos constituía un acontecimiento histórico, sobretodo considerando que se impuso por un amplio porcentaje la opción NO.

    Con ello se habría la posibilidad de al año siguiente, 1989, convocar a elecciones presidenciales y que en efecto arrojaron un triunfo significativo para la Concertación. En esa época la imaginación hacía pensar que efectivamente llegaba la alegría, como era el slogan de la campaña del plebiscito. Si en esos años a alguien se le hubiese preguntado como pensaría que sería el país a futuro dentro de un plazo equivalente al que duró la dictadura, es altamente probable que se hubiera respondido que todas las estructuras creadas por el gobierno militar habrían sido reemplazadas por otras, ya que supuestamente en ese tiempo se “modeló” el país bajo una estructura diferente a lo que era el pensamiento de quienes se inclinaban por el NO y que de diferentes formas dieron su lucha contra la dictadura algunos en el país y otros desde el exilio.

    Sin embargo, la realidad actual dista mucho del sueño de esa época y los enclaves del período del 73 al 90 se mantienen casi intactos.

    Ha habido progresos que en promedio son muy favorables, pero al fijarse en la distribución del beneficio de éstos dejan mucho que desear y tienen un vínculo estrecho con la distribución de los ingresos. Pero todo esto será motivo de análisis de sucesivas entregas mensuales en un ciclo que va orientado a llegar a las próximas elecciones presidenciales con un criterio por parte de los ciudadanos de argumentos con peso al momento de tomar una decisión en las urnas.

    En lo que se quiere poner énfasis ahora, es la forma de hacer campañas presidenciales que se enmarcan de frases prometedoras, presentan una “intención” de un reconocimiento de los problemas y efectúan un análisis más o menos atractivo bajo un prisma social, pero que finalmente tienen una disociación con la realidad y los problemas perduran en el tiempo. Los programas levantados por las candidaturas presidenciales, que en estricto rigor se debe reconocer que pocos electores los conocen a cabalidad, se diseñan bajo un análisis que resulta muy atractivo en los puntos que se desean poner de relieve y más aún siempre surge la duda de ¿porqué ciertos planteamientos ahora y no antes? (durante la campaña), ello teniendo en cuenta que ha existido una sucesión de gobiernos de la misma línea.

    Después de transcurrido un tiempo de gobierno, se presenta una suerte indefinición frente a ciertas frases que se exhiben como materias de preocupación de la autoridad, por ejemplo, entre otras se ha escuchado en forma reiterada “la igualdad de oportunidades”, pero no se profundiza en el fondo del concepto y el nivel de transformación que debe existir para llegar a concretarla, ya que ello tiene una trascendencia que no se quiere reconocer o bien hay puntos de vista diferentes de su significado. Lo claro es que en la actualidad la igualdad de oportunidades no existe y con una estructura de desigualdad como la imperante nunca va existir.

    Llegado el momento de lanzar una campaña presidencial conforme a los períodos legales y cuando ya existen candidatos con nombre y apellido, los medios televisivos presentan a los candidatos en programas apegados a una pauta, que en escasos minutos deben responder a temas que son de gran importancia y no existe un nivel de desarrollo adecuado de sus ideas, pues habrá a una “señal” que indica “fin de los tres minutos” y luego una ronda donde en no más de dos minutos puede “decir lo que quiera”.

    Lo que se tratará con estas publicaciones es exponer ciertos ejes temáticos, dándose todo el tiempo necesario para estructurar un Proyecto de País distinto al actual y en el cual se desenmascaren las causas de los problemas y la forma de resolverlos. La idea es que no estemos mirando siempre a la duración del gobierno que será elegido sino ir hacia un horizonte de un futuro de mayor tiempo y en que las soluciones sean perdurables.

    La metodología a usar en la redacción será del tipo de “monografías” (algunas veces de extensión mayor) que al momento de publicarlas, quienes las lean ya tengan anticipada una opinión previa, y a través de este blog puedan manifestarlas. Como primer punto de discusión para el día 5 de noviembre se encontrará desarrollado el tema “Igualdad de Oportunidades y El Rol del Estado”, además se tendrá en vista que el concepto en desarrollo incrementará de manera progresiva el esbozo de una propuesta de gobierno inicial para el período 2010 – 2014 con continuidad para los años siguientes. Además, en ocasiones se adjuntarán documentos que resulten pertinentes para la ideas en discusión.

    Una reflexión final es que inicialmente se había pensado para este artículo en un título como “Lanzamiento de Campaña Presidencial 2009: Etapa octubre 2007”, pero por cuestiones de evitar conflictos por el hecho que éstas se deben desarrollar en los períodos estipulados por la ley, es que se decidió denominarlo de manera diferente.

    Luis Osorio Olivares

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...