• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Fumar humo

    Los parlamentarios apoyaron con su voto mayor restricciones para la actual Ley Antitabaco. El proyecto de ley obliga a llevar a cabo un empaquetado genérico, a eliminar los colores y diseños del envoltorio de los cigarrillos, y a prohibir la comercialización de cigarrillos con aditivos, como la menta o la vainilla. Además, las advertencias de las cajetillas pasarán a ocupar el 100% de sus dos caras principalesprohibiendo cualquier acción o elemento destinado a ocultar total o parcialmente la advertencia“.

    El parlamentario de la UDI, Juan Antonio Coloma, defendió que la iniciativa “es un error muy severo, una desigualdad ante la ley que nos dice que es malo distinguir (…) Está bien prohibir el cigarro, pero no se puede romper el esquema jurídico para adecuarlo a una necesidad del minuto“.

    El también de la UDI Jaime Orpis, en cambio, votó a favor del proyecto señalando que está de acuerdo “con una cajetilla genérica, porque la propaganda pasa a ser determinante a la hora de decidir sobre una u otra marca. Me inclino a tratar de evitar la adicción a través de la publicidad“.

    Uno de los artículos aprobado por los parlamentarios indica que todos los paquetes de cigarrillos que se comercialicen en territorio nacional “tendrán un empaquetado genérico que incluirá, a lo menos, la marca y su ubicación, color, forma de apertura y material y dimensiones del envase. Todas las marcas tendrán características comunes y en caso alguno podrán sobrepasar el 30% del empaquetado total del envase”, detalla el artículo.

    Fumar cigarros blancos

    La senadora independiente Lily Pérez San Martín declaró: “Voy a votar en contra de la cajetilla genérica porque quiero respetar a aquellos que viven de la venta de cigarrillos. Todo lo que es abordar la libertad individual es importante. Hemos normado el consumo en lugares donde se ven afectadas otras personas. No limitamos el consumo en la intimidad de cada uno”.

    En cuanto a la envoltura del cigarrillo, con 25 votos a favor y 3 abstenciones se aprobó que cada cigarrillo sea envuelto “únicamente en papel blanco liso con un filtro que imite el color corcho. Se permite la colocación de la marca, pero no el uso de otros colores u otras características de diseño directamente en los productos de tabaco”, detalla el artículo.

    Otro de los artículos obliga a aumentar las advertencias de las cajetillas al 100%, lo que supondría el doble de la norma actualmente vigente. Con 21 votos a favor, 9 en contra y dos abstenciones, se aprobó que la advertencia cubriera el 100% de las dos caras principales de la cajetilla, prohibiendo además “cualquier acción o elemento destinado a ocultar total o parcialmente la advertencia“.

    José García Ruminot (RN) defendió ante la Cámara: “No me parece esta disposición. No entiendo que queramos eliminar las marcas. El que fuma debe saber qué está comprando. Negarse a incluir la marca tal y como es, no es adecuado y atenta contra la legislación respecto del registro de marcas que estamos trabajando en otros proyectos”.

    Fuman mentoladosOtro de los artículos aprobados prohíbe la comercialización de cigarrillos con sabores distintos, como menta, frutal o cacao, muy comunes entre los consumidores más jóvenes.

    La senadora de la DC, Carolina Goic defendió: “El promedio de consumo anual de un chileno es 43 cajetillas. Es muchísimo. Con este proyecto buscamos que los más jóvenes no incorporen este mal hábito. El etiquetado plano nos muestra en ambas caras de la caja la advertencia, pero se permite poner la marca. Sabemos que esta práctica ha dado buenos resultados”.

    Alberto Espina Otero, de Renovación Nacional, también defendió el articulado aprobado: “Soy partidario de esta norma. Si hay algo donde hay unanimidad es que el cigarrillo hace mal. Cuando hay menos espacio para fumar, se disminuye el hábito. Tener la advertencia en ambas caras ayuda a que se evite la compra. Si se crea conciencia de que este producto es negativo, es positiva la norma”.

    El subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, precisó que si con la nueva ley se logra disminuir en 10 puntos la prevalencia de consumo de tabaco, “evitaríamos más de dos mil muertes al año. No podemos eludir la responsabilidad de hacernos cargo de este grave problema. Nuestro llamado es a tomar este desafío con un sentido de país. Así como somos campeones de la Copa América, por qué no convertirnos en campeones en prevención del consumo del tabaco“.

    Fumar

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...