• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El próximo lunes Mike Pence, vicepresidente de EE. UU., viajará a Bogotá en representación de Donald Trump, para participar en la reunión con el autodenominado Grupo de Lima que discutirá la situación en Venezuela y que está centrada en materializar una intervención militar contra la nación suramericana.

    La información fue dada a conocer por la Casa Blanca a través de un comunicado, publicado por la agencia de noticias Sputnik, señala que la invitación fue hecha por el “presidente de Colombia, Iván Duque“.

    En el texto se detalla que Pence emitirá comentarios para que este pequeño grupo de mandatarios “aborden la trágica crisis humanitaria” y de “seguridad” existente en Venezuela, así como los esfuerzos continuos de Estados Unidos para entregar ayuda al país”.

    Se prevé que Pence se reúna con Duque y funcionarios de 12 países para planificar medidas que “apoyen al pueblo venezolano y una transición a la democracia”, refiere el comunicado.

    Al parecer la cita pautada para el 25 de febrero deja en evidencia que la supuesta “ayuda humanitaria” que desesperadamente intenta imponer por las fuerzas el mandatario estadounidense y sus aliados junto al autoproclamado Juan Guaidó fracasó, cuyo motivo definirán nuevas agresiones contra el pueblo venezolano.

    Aunque Rusia, China, México y otras naciones, declararon su apoyo al mandatario legítimo y constitucional Nicolás Maduro, quien, a su vez, acusó a Washington de orquestar un golpe de Estado en su contra. Trump se empeña en reconocer a Guaidó como presidente encargado del país, violando no solo el derecho internacional, sino la voluntad de los venezolanos y desconociendo la soberanía y autodeterminación de sus pobladores.

    venezuela

    Hablará en nombre de Donald Trump

    Amenaza latente contra Venezuela y la región

    Como si fuera poco hace un año, el jefe del Comando Sur de EE. UU., el almirante Kurt Tidd se reunió con el vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo en Tumaco para hacer supuestamente un balance del trabajo conjunto en la lucha contra el narcotráfico. Este encuentro se convirtió en una amenaza latente contra Venezuela y la región.

    Durante la reunión Tidd sostuvo que la nación estadounidense y la neogranadina desarrollarían en el hemisferio, “operaciones conjuntas contra el crimen” y agregó que su compromiso era seguir fortaleciendo los vínculos en favor de la seguridad y la estabilidad.

    Tidd mencionó que una de las tácticas que impulsa es la Campaña Atlas, cuya razón se desplegaron más de 10.000 efectivos en la frontera con la “misión de enfrentar a delincuentes” en Colombia. Pero, van más de 400 lideres sociales y defensores de derechos humanos asesinados.

    Busca apoderarse de los recursos de Venezuela

    El almirante tratando de esconder sus pretensiones, se le olvida la reflexión del fallecido Fidel Castro, quien develó que la cuarta flota busca apoderarse de los recursos hídricos, hidrocarburos, minerales, agua, y la inmensa riqueza de los ecosistemas de nuestra América, para consolidar el imperio en esta parte del mundo y para mayor gloria de los depredadores del Pentágono, la CIA, Departamento de Estado y la Casa Blanca.

    Entre otros de sus objetivos, resalta intervenir directamente a Venezuela, intimidar a Cuba, atemorizar a Bolivia y Nicaragua.

    Portavión de la cuarta flota

    Un artículo difundido por el  New Herald esta semana, asomó que uno de los portaaviones de la cuarta flota del Comando Sur estadounidense se movilizó a cercanías del mar territorial venezolano, motivando al Gobierno de Nicolás Maduro suspender vuelos y el cierre de las fronteras de esa nación con las islas de Curazao, Aruba y Bonaire, ante las amenazas injerencistas que se ciernen sobre el país suramericano.

    Así lo informó Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, al instar a Estados Unidos a devolver los recursos robados al territorio surcaribeño.

    “La mejor ayuda humanitaria que pueden darle al pueblo de Venezuela es devolverle sus recursos, que se los están robando”, e increpó a Estados Unidos (EE.UU.) a detener los bloqueos y despojos económicos que afectan al país.

    Esta nave marítima se moviliza en tiempos de pretensión de invasión

    Igualmente, Rodríguez invitó a restaurar el diálogo y retomar los mecanismos diplomáticos, que en reiteradas ocasiones ha realizado el presidente venezolano Maduro, así mismo exhortó al pueblo a mantenerse unido ante las amenazas injerencistas que pretenden violar la soberanía del territorio al anunciar un ingreso ilegal de supuesta ayuda humanitaria al país.

    De acuerdo, a informaciones publicadas por el Pentágono, la cuarta flota estadounidense posee 10 portaaviones de tipo Nimitz, de parámetros más o menos similares en cuanto a desplazamiento de 101 mil a 104 mil toneladas de carga máxima. Todas con un largo de cubierta 333 metros, ancho de la misma; 76,8 metros; 2 reactores nucleares; velocidad que puede llegar a 56 kilómetros por hora; 90 aviones de guerra con bombas atómicas como para destruir a toda la humanidad y 4 veces a la tierra.

    Seguir leyendo…

    Grupo armado asalta sede de consulado de Venezuela en Ecuador

    La hipocresía de Costa Rica: “deplora” pero permite invasión a Embajada venezolana

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...