• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ocupando el escaño de la Octava Región, dice que agosto y septiembre demostraron lo protegida de nuestra democracia, habla de Venezuela, Chávez y Allende y confirma que encabezará siempre las reivindicaciones ciudadanas, pero descarta ser el candidato presidencial de la izquierda que no se sienta en el Parlamento.



    -Después de todas las peripecias que vivió durante el Paro Nacional de la CUT el 28 de agosto y lo ocurrido el 11 de septiembre en Santiago, ¿qué sensación le queda al respecto?

    -La derecha pretende cogobernar con el empresariado, la presentación de Alberto Cardemil ante el Tribunal Constitucional y la filtración de las actas de la SOFOFA, en que se cuestiona a la Presidenta demuestra que se busca inhibir el movimiento sindical. Nuestra Constitución es la única en el mundo que restringe la acción de los parlamentarios en movilizaciones y eso habla del lastre del pasado, que sólo se puede resolver a través de la acción ciudadana masiva hacia una reforma constitucional y la creación de una asamblea constituyente.

    Sin ser historiador, Navarro recuerda el viejo concepto del contrato social que define a la Constitución y desempolva la historia señalando que desde 1811, las doce cartas fundamentales chilenas han nacido desde elites, salvo el caso de 1925, por eso afirma que “jamás ha habido debate ciudadano”, criticando que en Chile se desarrolle la libertad económica, pero no los derechos fundamentales. “Nuestra Constitución está hecha para ser un país tercermundista, donde una elite gobierna a la mayoría”, explica.

    -Considerando las asambleas constituyentes que se están desarrollando en el continente, ¿cómo sería un proceso constituyente con empanada y vino tinto?

    -En Chile no va a existir un modo venezolano, porque allá se quebró el sistema institucional; tampoco como Ecuador, porque allí los partidos políticos no juegan ningún rol y están en el más profundo desprestigio; menos como en Bolivia, donde después de siglos un indígena llega a la primera magistratura de la mano de los movimientos sociales. En Chile, la Asamblea Constituyente depende de la cuestionada legitimidad de los partidos políticos, porque si no va de la mano de un pacto político social para generarla, ésta deriva en una situación compleja. En este desafío también debe estar incluida la derecha.

    ERUPCIÓN CIUDADANA

    El Senador habla también del hambre que existe de parte de los ciudadanos, que reconvierten sus demandas desde cosas concretas hacia derechos fundamentales. Para él, a cualquier persona que exige algo se le ve como “una amenaza a intereses económicos”, un conflicto que pareciera ser más ficticio que real, pero que podría abruptamente hacer erupción.

    -En el marco de las recientes demandas sociales, ¿qué rol le atribuye a los privados?

    -Estamos ante un empresariado altamente ideologizado y una estructura que excluye a los trabajadores y minimiza su participación en el desarrollo de las empresas. Las respuestas han sido de movilizaciones, que no son de corte ni socialista ni comunista, los que marchan no tienen militancia política. El empresariado actúa en la política y la financia, quiere llegar a La Moneda y el principal candidato presidencial es uno de los empresarios más ricos del país, desde ese mundo, toda acción social o ciudadana es vista como amenaza a intereses económicos, cuando sí pueden conciliarse, con justas condiciones de negociación.

    -Pero, ¿qué rostro tienen las acciones ciudadanas y quiénes luchan por una nueva Constitución?

    -Hace rato que la ciudadanía está en las calles, como ocurrió con los pingüinos, forestales o subcontratistas. Los ciudadanos empiezan a percibir que en el fondo de sus problemáticas está el establecimiento de un derecho. Cuando los tres millones y medio de personas a pie que toman el Transantiago, no participaron en una decisión trascendental y las soluciones pasan por burócratas y tecnócratas, hay mucha bronca. Los procesos sociales no se construyen de la mano de las leyes formales. Siento entonces que estos procesos pueden determinar un cambio constitucional, va a depender mucho del Estado y de la Concertación el cómo se encare una situación que puede ser volcánica.

    ALLENDE, CHÁVEZ Y LOS OTROS SOCIALISTAS

    A pesar de los calificativos del “Ciudadano Presidente Chávez”, contra el Senado chileno, calificándolo de “facista y golpista” y de tratar al ex Ministro del Interior, José Miguel Insulza (PS), de “pendejo”, Navarro revindica a Venezuela como un ejemplo de nuevo socialismo, gracias a la repartición de las ganancias nacionales, como una UP del siglo 21. Además, al conversar sobre su posible candidatura presidencial, recuerda una de las grandes historias de la política chilena.

    -¿Cuáles son los aciertos y errores del proceso revolucionario venezolano?

    -Después del quiebre institucional venezolano, llevado por los partidos políticos y la elite económica, llamó a conocer este proceso. Esto se lo digo sobre todo a los adalides de la democracia, ya que Hugo Chávez es el único presidente que se ha sometido a un referéndum revocatorio y lo ha ganado. Chile ve sólo la caricatura norteamericana de Venezuela, el único país de América Latina donde se habla de construir el socialismo, porque los socialistas chilenos hace mucho que no hablan de construir socialismo.

    -¿Es la riqueza petrolera lo que permite que Chávez tenga mayor piso político para su proceso?

    -Siempre hubo petróleo en Venezuela y en materia económica los acuerdos comerciales con Estados Unidos se han respetado. (Venezuela le vende anualmente 40 mil millones de dólares) Si siempre Venezuela tuvo energía, ¿por qué era tan pobre? Porque había una oligarquía que controlaba el petróleo en condiciones dramáticas de explotación y robo. Con la salida de Petróleos de Venezuela S.A. de la elite, se descubre que el petróleo se vendía a precios marginales, generando utilidades a espaldas de su pueblo. Hoy ese recurso está a su disposición, al igual que Chile lo hizo con la nacionalización del cobre. Salvador Allende es el gran referente de Chávez, es el más allendista de los socialistas que yo conozco.

    -Pienso en Allende y pienso en Derechos Humanos, ¿Chile pasa la prueba de la blancura para ser parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU?

    -El más alto riesgo que corre Chile para ingresar a ese grupo es el tema indígena. Chile puede tener un relator de Derechos Humanos, pero es inconcebible tener un relator para evaluar la violación de los derechos humanos en el ámbito indígena. Además, tenemos que apoyar a Brasil para que ingrese al Consejo de Seguridad, es inaceptable que allí no esté América del Sur.

    -¿Qué significa “estar disponible para una candidatura presidencial”?, ¿Se presentaría como candidato desde fuera de la Concertación y acercarse a la izquierda extra parlamentaria?

    -No por estar acusado en el Tribunal Constitucional voy a dejar de luchar junto a los trabajadores, pero estamos en la Concertación y en el PS, ése es el eje central de una apuesta de mayoría, no estamos disponibles para ningún tipo de aventura, creo que con un cura de Catapilco la Izquierda tuvo suficiente.

    Ricardo Salazar

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...