• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Michelle Bachelet es Presidenta. Piñera metió la cabeza al water y se tiró la cadena solo, actuó demasiado en TV, su sonrisa Pep poco creíble, la mala actitud hacia periodistas, no conquistó a nadie. Lavín tampoco votó por él y los UDI más duros, anularon.
    Aristófanes, el poeta cómico ateniense en su obra “Las Asambleístas”, da cuenta del desarrollo de un gobierno de mujeres como resultado lógico y natural después del mal gobierno de los hombres. No queremos decir con ello que Lagos y sus antecesores hayan realizado mal la tarea, pero fueron sin duda “muy hombres” para gobernar…Chile tendrá 4 gobiernos seguidos, serán femeninos.


    Alternancia en el Poder
    anarquismo
    Chile deseaba un cambio y lo ha conseguido. Recuerdo que tuve, en alguna ocasión, el honor de escribir palabras para despedir a la primera mujer presidenta de la Cámara Baja, Adriana Muñoz. Luego la siguió en el sitial la hija de Salvador, Isabel Allende, coincidencia o destino histórico, usted se preguntará. Gladys Marín, incansable luchadora, fallece intentando ser Presidenta del país, ella fue del primer grupo femenino que llegó al legislativo chileno, en 1965. Hoy Michelle, “doctora social” con diagnóstico realizado -suponemos-, ocupa el mismo puesto de otra poderosa mujer en el mundo: Ángela Merkel, la Primera Canciller de Alemania.
    El fenómeno mediático de la Bachelet es uno de los más extraños acaecidos en la historia política de los últimos años en nuestro país. Cuando recién comenzaron los rumores de que la “Gordi” llegaría a ser la candidata de la Concertación, los rostros se tornaron duros y aunque, en cierto momento fue completamente top decir “Yo voy a votar por la Bachelet”, todos en el interior de nuestros corazones, nos preguntamos si eso realmente era posible. ¿Podría un país tan machista como Chile tener de presidenta a una mujer?… sonaba a imposible. Pero no sólo eso. Muchos sospechábamos que, con el característico doble estándar con el que solemos opinar de temas polémicos, habría muchos que se mostrarían públicamente partidarios de la políglota fémina y a la hora de plasmar la línea decisiva en su votivo papel, se “darían vuelta la chaqueta” y, tras la escondida cortina de la cámara, se negarían a votar por ella.
    Durante el avance de su campaña y con todos los sismos políticos que se fueron dando con el tiempo, las cosas se pusieron color de hormiga para Michelle. Desde la llegada de Piñera a la carrera presidencial hasta la elección del 11 de diciembre del pasado año, con un resultado que obligó a la segunda vuelta y dejó a Lavín y Hirsch con un palmo de narices, la credibilidad de la candidata tuvo altos y bajos. Muchos atribuyeron estos cuestionamientos a un prejuicio genérico y no político. Pero la historia le dio la razón a la ex ministra. Tiemblen, machos protectores: hay una nueva sombra en La Moneda. Y es la silueta de una mujer.
    Cuando la derecha exigía una alternancia en el poder, viva el cambio, no se imaginó que el tiro les saldría por la culata y el pueblo tomaría en consideración su “benevolente” consejo, pero de una forma más radical. Una alternancia de poder, pero entregándolo a una mano femenina.

    Feminismo y política
    De todos modos, es bueno detenerse ante un cuestionamiento que surge en varios círculos de opinión.
    ¿Es Michelle Bachelet una feminista? Hay grupos feministas que aseveran que no lo es, aunque haya utilizado en su campaña un discurso que lo parecía.
    Aunque el feminismo debe entenderse como política, ya que su objetivo tiene directa relación con la generalización y la universalización de los Derechos Humanos, hay varios puntos que hacen mirar con cierto recelo el discurso de la Bachelet a este respecto. Pero es más que nada el carácter continuista de los gobiernos de la Concertación, que se sustentan en un machismo intrínseco, lo que hace deslegitimar el feminismo de la presidenta.
    Es cierto y muy posible que haya mayores y mejores políticas sociales para la mujer bajo la sombra de su gobierno, pero más allá de pequeñas variaciones en la forma en que se atacarán los problemas, no se visualiza un cambio real, en profundidad, respecto al feminismo.
    Tampoco en su gobierno parece haber una política real que se involucre en la lucha por la destrucción del patriarcado, principal causa de la opresión y explotación de las mujeres, ni que esté en contra de cualquier tipo de discriminación. El feminismo también apela a una sociedad que engendre valores vinculados a la ecología, que restaure una calidad de vida ligada a la conservación y no a la destrucción, a la convivencia y no a la competitividad.
    Pero aunque Michelle no sea una feminista real, es importante señalar que al país puede hacerle muy bien este cambio. Al fin y al cabo, como señala Anne Pérotin-Dumon, quien tiene algunos escritos sobre la historia de las mujeres en América Latina, “…las mujeres y lo que les concierne son parte integrante de la historia, los hombres no contribuyen a ello sino como la otra mitad y, por consiguiente, lo que relaciona a hombres y mujeres y los diferencia socialmente -el género- es la trama de una historia humana”.

    Compromisos son compromisos
    Los dardos están lanzados y ahora es ella y los suyos quienes deben demostrar al pueblo chileno que podemos dejar de lado aquella aberrante expresión que dice que para hacer bien las cosas hay que “ponerse los pantalones”. Esperemos que los hombres y “hombrecitos” de la política nacional la dejen trabajar tranquila. Pero lo principal es que ella comience limpiamente y no caiga en el clásico sendero de no cumplir lo prometido. Para ello y para refrescar la memoria, le adjuntamos una parte importante de las propuestas que Bachelet se comprometió a cumplir durante los primeros cien días de su gobierno.

    Propuestas de Michelle para sus primeros 100 días de mandato

    Educación
    -Entregar un subsidio que financie la atención preescolar para niños entre 0 y 3 años de hogares pertenecientes al 40 por ciento más pobre del país.
    -Crear 20 mil nuevos cupos en pre-kinder y habilitar 800 nuevas salas cunas en todo Chile.
    -Aumentar de 110 mil a 160 mil, el número de jóvenes beneficiados por créditos y becas para la educación superior.
    -Ofrecer a los estudiantes la oportunidad de pagar, parcial o totalmente, su crédito a través del servicio al país en regiones.

    Economía
    -Enviar al Congreso el plan de simplificación tributaria para las Pymes.
    -Crear un fondo para que los adultos mayores de 40 años que pierden su trabajo, puedan reconvertirse laboralmente, por ejemplo, estudiando para otro oficio.

    Salud
    -Crear 60 Centros Comunitarios de Atención Familiar en todo Chile, dando preferencia a las localidades con mayores aumentos de los requerimientos de atención.
    -Aumentar a 40 las patologías cubiertas por el Plan Auge.
    -Garantizar la gratuidad en la atención en los hospitales a todos los mayores de 60 años.

    Empleo
    -Enviar un proyecto de ley que establezca que el Estado pagará parte de las cotizaciones previsionales de los jóvenes de bajos ingresos que tengan un contrato formal de trabajo.
    -Permitir los contratos laborales por hora para los jóvenes, de modo que todo joven que estudia pueda también trabajar.

    Delincuencia
    -Aumentar la dotación de Carabineros en 1.500 efectivos por año en la calle.
    -Crear un subsidio en que el Estado financie hasta el 50 por ciento del salario mínimo por un año.

    Mujer
    -Enviar un proyecto de ley para otorgar derecho de sala cuna a los hijos de toda madre trabajadora.

    Pensiones
    -Reajustar las pensiones más bajas. con los 300 millones de libre disponibilidad contemplados en el presupuesto, beneficiando a un millón de pensionados.
    -Establecer el acceso automático de los adultos mayores a la Pensión Asistencial.

    Medio ambiente y ciudad
    -Nombrar, por primera vez en la historia de Chile, un Ministro o Ministra del Medio Ambiente.
    -Iniciar un amplio programa de intervención urbana, identificando 200 barrios a mejorar, en todo Chile.

    Remos y Egroj

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...