• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La periodista italiana Stefania Maurizi batalla legalmente con autoridades de distintos países que persisten en negarle acceso a la documentación de sus archivos relacionada con Julian Assange y otros periodistas de WikiLeaks.

    La reportera del diario La Republicca declaró a Sputnik que intenta obtener datos de la investigación de Estados Unidos sobre WikiLeaks. “Me parece de suma importancia porque se está ejecutando secretamente desde 2010”, explica.

    Maurizi ha colaborado en la difusión de las filtraciones de la plataforma digital y sospecha que ella también puede estar en la diana de la justicia o los Servicios Secretos de EE. UU.

    “No excluyo esa posibilidad. Soy asociada mediática de WikiLeaks desde hace nueve años y me han podido incluir en la investigación; de hecho el abogado de La Republicca me dijo que tuviera cuidado cuando publicamos filtraciones sobre Berloscuni“, recuerda.

    Qué reclama Maurizi

    Maurizi reclama ficheros de la petición de extradición a Suecia de Assange, donde su presencia fue requerida desde 2010 a 2017 para ser interrogado por denuncias de acoso sexual.

    El informático se negó a entregarse a la Justicia y se refugió en la embajada de Ecuador en Londres hace seis años, una vez agotados en su contra los recursos judiciales en Reino Unido.

    Maurizi solicita documentos oficiales en Suecia, Australia y Reino Unido. Foto: Web

    En su última acción en Londres ha recurrido la decisión de Scotland Yard de “ni confirmar ni negar” si intercambió “correspondencia” con el departamento de Justicia estadounidense sobre los periodistas de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, Sarah Harrison y Joseph A Farrell, “entre junio de 2013 y junio de 2017”.

    “No me sorprende la respuesta pero debo seguir intentándolo; acceder a información de interés público es un derecho y, en una democracia, si nadie desafía a las autoridades, estas seguirán negándose a abrir sus archivos”, protesta.

    Aunque tropeza con innumerables obstáculos, advierte que seguirá ejerciendo su trabajo y utilizará “todos los medios legales” para lograr desclasificar documentos de interés público.

    Se queja, eso sí, de que los “pocos papeles” que ha conseguido de la administración británica están emborronados y “no sirven para nada”.

    Recursos propios

    Según explica en la entrevista, está financiando las solicitudes y procesos judiciales con sus ahorros e ingresos.

    “Por suerte tengo becas de periodismo de investigación porque, de otra forma, sería imposible. El primer caso lo pagué enteramente de mi bolsillo, unos 5.000 euros en total”, desvela.

    En su testimonio ante el Tribunal de Londres, Maurizi defendió el acceso a las fuentes de información como parte esencial en el trabajo de cualquier periodista.

    Defensa de Assange preocupada por “contradicciones” del Gobierno de Ecuador

    Estados Unidos chantajea a Ecuador para que entregue a Assange

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...