• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Gracias a un acuerdo político, que estableció que a la UDI le correspondía la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Senado en el segundo y cuarto año del período legislativo, la única representante UDI en dicho espacio, la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, será quien asuma ese importante cargo.

    La parlamentaria fue quien el pasado 10 de marzo decidió ir a visitar a los internos de Punta Peuco, todos ex agentes del Estado condenados por violaciones a los derechos humanos, lo que le costó una serie de críticas a la senadora. Junto con ello, la presidenta de la UDI ha sido cuestionada permanentemente por sus posturas sobre temas valóricos como el aborto terapéutico y los matrimonios homosexuales, a los cuales se ha opuesto reiteradamente.

    “Es un hecho contradictorio, sin duda una falta de criterio no sólo de la UDI sino de los negociadores de la Nueva Mayoría que han permitido, nuevamente, que esta Comisión quede en manos de la derecha”, señaló al respecto el senador Alejandro Navarro (PAIS).

    Más drástico en su análisis fue el parlamentario Gabriel Boric (IND), al afirmar que “para mí es una vergüenza que esté en el Senado, imagínate lo que pienso de que sea presidenta de la Comisión de DD.HH.”.

    “Es una contradicción absoluta”

    En 2015, cuando la parlamentaria fue nombrada para presidir la misma Comisión, el escritor Pablo Simonetti, fundador y miembro del directorio de la Fundación Iguales, calificó la situación como “un insulto cruel”. La organización, que busca avanzar en la inclusión de la diversidad sexual, criticó el nombramiento, recordando que “su patente falta de respeto a la diversidad la vuelve no sólo una persona inadecuada para el cargo, sino un obstáculo para el avance de la agenda en Derechos Humanos”.

    En ese entonces, antes de su primera ascensión, la senadora señaló al diario La Tercera que “los derechos humanos no son patrimonio de la izquierda“, y agregó que “me siento capacitada y habilitada para hablar de estos temas”.

    “Es una contradicción absoluta con el espíritu que debiese tener esta Comisión. El Senado es un problema en sí mismo, ya que la correlación de fuerzas es totalmente conservadora. Es la mantención de la política de los consensos la que lleva a cometer situaciones como ésta, que incluso rayan en la incoherencia. No me parece que la presidenta de la UDI, que avala a los violadores de derechos humanos de Punta Peuco, esté a la cabeza de la Comisión de derechos humanos”, expresó la diputada comunista Karol Cariola.

    “Nefasto”

    La Comisión de Derechos Humanos del Senado se reunió en Valparaíso el pasado miércoles para iniciar la votación del proyecto de Ley de Identidad de Género. Una instancia que, sin embargo, se logró luego de tres fallidas sesiones en lo que va del año, las que no se pudieron realizar debido a la falta de quórum o simplemente ausencia de todos sus integrantes, entre ellos Van Rysselberghe. Un hecho frente al que el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) ha acusado un boicot de la derecha, y por el cual va a recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

    “Me parece inexplicable e inaceptable que otra vez vaya a sumir la presidencia del Senado. Ella sin ninguna duda tiene una visión restringida, conservadora, represiva de la concepción de derechos humanos, por lo tanto va a ser un obstáculo para cualquier discusión que verse sobre esa materia”, señaló en ese sentido Rolando Jiménez, vocero del Movimiento.

    El dirigente aseguró que así ocurrió durante el 2016 “con la Ley de Identidad de Género y en cada uno de los proyectos de ley que se han discutido sobre derechos humanos fundamentales, su posición ha sido de boicot, de no legislar, de demorar los proyectos de ley, así es que nos parece complejo, nefasto, y esto sin duda es una consecuencia más del cuoteo político de los cargos tanto en el Estado como en el Congreso Nacional”.

    “Es muy violento”

    Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, se refirió también al nombramiento de Jacqueline Van Rysselberghe, apuntando precisamente a uno de los más recientes cuestionamientos que pesan sobre la senadora, su visita al Penal de Punta Peuco. “Cuando tiene una actitud que es parte del sector que fue cómplice del terrorismo de Estado en nuestro país, que mantiene una descomposición moral y política, estamos hablando de un retroceso en el tema de derechos humanos”, advirtió la dirigenta.

    “Es inaceptable que una persona de una calaña como ella asuma la presidencia de la Comisión; para los familiares de las víctimas y para esta sociedad es muy violento. Es una persona incluso con actitudes fascistas y no sé qué va a hacer en una comisión tan relevante”, añadió Lira.

    Por último, la presidenta de la AFEP también recordó la situación judicial de Van Rysselberghe y apuntó sus cuestionamientos hacia los parlamentarios de la coalición de Gobierno. “Es impresentable que una persona que está siendo querellada y que esa querella haya sido admitida, asuma ese cargo. Habla muy mal de los senadores de la República, incluyendo a los de la Nueva Mayoría”, declaró.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...