• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La hija del ex doble agente ruso Serguéi Skripal fue dada de alta del hospital donde se encontraba recluida desde hace más de un mes, luego del atentado del que fue víctima junto a su padre en la ciudad británica de Salisbury y que inmediatamente desató una polémica diplomática internacional. La información fue confirmada este martes por el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido.

    La directora médica del hospital Salisbury District, Christine Blanshard, confirmó a la cadena BBC de Londres que Yulia Skripal se retiró del centro médico y que habría sido trasladada a un sitio seguro. Sin embargo no precisó la información sobre la fecha ni el lugar al que fue llevada luego de su salida por medidas extremas de seguridad.

    Yulia, de 33 años de edad, fue encontrada junto a su padre, el pasado 5 de marzo, sin conocimiento en el banco de una plaza en la ciudad de Salisbury y fueron trasladados de emergencia. Según las investigaciones posteriores, ambos habrían sido envenenados con una sustancia química desconocida.

    A finales del mes de marzo los médicos del Salisbury District, confirmaron que el estado físico de Yulia habría mejorado y que se encontraba estable. La joven rindió declaraciones a las autoridades tras recuperar la conciencia.

    Su padre Serguéi Skripal, un hombre de 66 años, se encuentra en condiciones estables y mejorando su salud según los médicos que llevan su caso, quienes no descartan que también sea dado de alta próximamente.

    Londres responsabilizó del envenenamiento de los Skripal a Moscú, sin mediar pruebas de por medio que sustentaran su acusación, lo cual desató una serie de acciones diplomáticas y elevó la tensión entre ambas naciones.

    Por su parte el gobierno ruso aseguró que no tenía “nada que ver” con el atentado y solicitó en reiteradas oportunidades acceso a la investigación que se llevaba adelante por parte del gobierno británico, sin que se le concediera el mismo, ni tampoco una muestra de la sustancia tóxica identificada como Novichok, que se presume es de origen militar.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...