• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En una decisión histórica, los Estados miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptaron este lunes un nuevo marco internacional: el Pacto Mundial sobre Refugiados.

    Este instrumento está llamado a transformar la manera en la que la comunidad internacional responde a los grandes desplazamientos de refugiados, beneficiando tanto a ellos como a las comunidades que los acogen.

    El pacto obtuvo 181 votos a favor, 2 en contra (EE. UU. y Hungría) y 3 abstenciones (República Dominicana, Eritrea y Libia)

    “En un momento en el que los principios de cooperación internacional están sometidos a examen, es alentador ver este éxito histórico”, dijo la vicesecretaria general de la ONU, Amina Mohammed.  “Es un buen día para los refugiados, para los países que los acogen y para la Asamblea General”, destacó la presidenta de este organismo, María Fernanda Espinosa.

    “Ningún país debe quedarse solo para responder a una gran llegada de refugiados”, señaló el Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi. “Las crisis de refugiados piden compartir las responsabilidades internacionalmente y el pacto es una poderosa expresión de cómo trabajar juntos en el fragmentado mundo actual”.

    El acuerdo dará un apoyo más sólido a los países donde vive la mayoría de los refugiados. “El pacto traduce la idea de la responsabilidad compartida, en medidas concretas y prácticas para asegurar que los refugiados no sean rehenes de los caprichos de la política”, añadió Grandi.

    El texto también “reconoce que los países que acogen a muchos refugiados están haciendo un enorme servicio a la humanidad y establece formas en las que el resto del mundo puede ayudar a soportar la carga.”

    Legislación humanitaria y de derechos humanos

    El Pacto Mundial sobre Refugiados se basa en el actual sistema legal sobre refugiados, especialmente en la Convención de 1951, y en la legislación humanitaria y de derechos humanos. Es una herramienta no vinculante legalmente para reforzar la cooperación.

    El documento se acordó tras dos años de intensas consultas, lideradas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), con los Estados miembros, organizaciones internacionales, refugiados, sector privado y expertos.

    “En mis 34 años de carrera, es la primera vez que veo un esfuerzo tan concertado, amplio, institucional e integral para dar de verdad significado a lo que dice la Convención: que los refugiados son una responsabilidad de la comunidad internacional”, enfatizó Grandi.

    El Pacto llega en un momento en el que hay un número récord de personas desplazadas: más de 68,5 millones de personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares en el mundo, incluyendo a 25,4 millones que han salido de su país y se han convertido en refugiados.

    EE. UU. e Israel: antirefugiados

    En 2017, Estados Unidos anunció su retiro del Pacto mundial sobre refugiados e inmigrantes, por considerarlo “incompatible” con su política migratoria.

    La misión estadounidense ante la ONU informó a su Secretario General que el enfoque mundial de la Declaración de Nueva York era “incompatible” con la “soberanía” estadounidense.

    “La declaración de Nueva York abarca muchas disposiciones que son incompatibles con las políticas estadounidenses de inmigración y refugiados y con los principios dictados por la administración Trump en materia de inmigración”, dice el comunicado de Washington.

    El presidente Donald Trump decidió detener la participación de su país argumentando que las políticas de inmigración deben ser exclusivamente de los estadounidenses. “Nosotros decidiremos la mejor forma de controlar nuestras fronteras y quien será autorizado a entrar en nuestro país”, señala la declaración.

    En en este mismo orden de ideas, el ministro israelí, Benjamin Netanyahu,  pidió a la ONU que “desmantele” su agencia para los refugiados palestinos (UNRWA).

    Esa agencia “tiene una gran cantidad de incitación contra los israelíes en sus filas”, criticó el dirigente y aseguró que “por desgracia, perpetúa el problema de los refugiados palestinos en lugar de resolverlo. Así que es tiempo de que sea desmantelada y sus partes integradas en la Agencia de la ONU para los Refugiados”, propuso Netanyahu

    ONU: El 80% de los venezolanos refugiados en Colombia “padecen hambre”

    EEUU se retira del Pacto Mundial de la ONU sobre migración y refugiados

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...