• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La fecha para la audiencia incidental en el juicio de amparo, iniciado por las comunidades indígenas de la Bahía de Ohuira en contra de la planta de fertilizantes que pretende construirse en Topolobampo, en Sinaloa, México, ha sido fijada para el 7 de noviembre.

    Librado Bacasegua Elenes, presidente del Consejo Supremo de Kobanaros y Pueblos Indígenas Yoremes Mayos de Sinaloa, aseguró que se mantendrán firmes en busca de detener la construcción de la fábrica.

    “Nosotros estamos firmes, y vamos a buscar la manera de hacer más grande esta lucha. Ahí están nuestros hermanos indígenas, los pescadores, las cooperativas y mucha gente, y nosotros estamos hablando a favor de ellos para que esto no se lleve a cabo”, expresó.

    La planta de fertilizantes es desarrollada por la empresa Gas y Petroquímica de Occidente, subsidiaria del Grupo ProMan en México, contempla una inversión total de 1.200 millones de dólares, y se espera que produzca 2.200 toneladas de amoníaco anhidro diario.

    Sin embargo, las comunidades indígenas iniciaron un juicio de amparo, porque no se les consultó para la aprobación del proyecto, como se establece en el Artículo 6 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes.

    Hace una semana, el Juzgado Sexto de Distrito ordenó la suspensión provisional de la planta.

    “La inconformidad es muy grande, y nosotros tenemos que hacer cumplir las bases y los usos y costumbres de nuestra cultura. Está muy claro esto, porque ya están trabajando en la obra y sin haber consultado a las etnias”, señaló Bacasegua Elenes.

    El líder indígena adelantó que habrá más demandas, principalmente por parte de pescadores de Topolobampo, Paredones, Ohuira y Lázaro Cárdenas, pues consideran que la operación de la planta no sólo pone en riesgo su vida en caso de un accidente, sino que además, afectará el desarrollo de la pesca.

    Cuestionado sobre la reunión que sostuvieron el viernes con Francisco Labastida Ochoa y Mario López Valdez, Librado Bacasegua Elenes indicó que fueron ellos quienes solicitaron la reunión, y decidieron escucharlos, aunque reiteró que no están abiertos al diálogo.

    “Ellos pidieron que nosotros, los indígenas, llegáramos a dialogar con ellos en torno a esto, pero no se llevó a cabo ningún acuerdo, ninguna negociación. No pensamos dialogar porque esto ya entró en la cuestión legal, y es el Juez el que va a determinar esto a petición de nosotros como indígenas”, sentenció.

    ¿Cómo frenar el uso de fertilizantes a base de nitrógeno?

    Las víctimas que los medios ignoraron: la explosión de la planta de fertilizantes de West, Texas

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...