• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Consejo Indigenista Misionero (Cimi) y la Fundación Nacional del Indio (Funai) confirmaron haber recibido denuncias de cuatro acciones violentas en Mato Grosso do Sul y en Pernambuco, en Brasil. Los actos involucraron uso de armas de fuego, balas de goma, incendios en una escuela y en un puesto de salud. No hay registros de muertes, pero sí de heridos.

    De acuerdo con los relatos, los ataques ocurrieron entre la madrugada del domingo (28) y este lunes (29). El caso más violento, confirmado por la Funai, fue contra moradores de la aldea Bororó, una de las varias existentes en el interior de la Reserva Indígena Dorada.

    En el perímetro urbano, la Reserva de Dorados es el área indígena de mayor concentración poblacional étnica del país, con cerca de 13 mil habitantes distribuidos por un área de cerca de 3 mil hectáreas (cada hectárea corresponde a las medidas aproximadas de un campo de fútbol oficial).

    Indios guaraní-kaiowá de la aldea Bororó relataron a misioneros del Cimi que fueron sorprendidos por el ataque de un grupo compuesto por indios de otras comunidades y otras personas. Los agresores se acercaron a la aldea en camionetas y con un tractor. Algunos de ellos dispararon contra el grupo. El saldo fue de al menos cuatro heridos por balas de goma, dos jóvenes fueron golpeados por proyectiles de armas de fuego.

    Una de las víctimas, con un tiro en la pierna, fue atendida en el Hospital de la Vida y ya fue dado de alta. Por miedo, otro indígena también baleado en la pierna no quiso ser socorrido fuera de la aldea y, de acuerdo con un misionero del Cimi, continúa con la bala alojada.

    El Departamento de Estado de Justicia y Seguridad Pública informó que la Policía Civil estableció el procedimiento para investigar el caso. “La información preliminar da cuenta de que había un posible conflicto entre indígenas.” Sin embargo, misioneros del Cimi, que pidieron que no se divulgara sus nombres, por cuestiones de seguridad personal, calificaron la manifestación como “precipitada”.

    Parte de este conflicto interno se debe a la grave situación local, una situación de crisis humanitaria. “Hubo un ataque, personas fueron atacadas con disparos y quien los atacó debe ser identificado y llevado a la Justicia. El riesgo es considerarlo único y exclusivamente como un conflicto interno, como ya ocurrió antes”, destacó uno de los misioneros.

    Brasil: Unión y Funai condenadas a pagar por retraso en demarcación de tierras

    (Video) Dron graba la vida diaria de una tribu aislada en la Amazonía brasileña

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...