• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ante el asesinato de nuestro hermano Matías Valentín Catrileo Quesada, a quien como a todos nosotros, la naturaleza, la familia, vieron nacer, jugar, crecer y luchar por reconstruir juntos a nuestro pueblo mapunche, hoy la comunidad Yupeco Vilcún se encuentra ante la pérdida dolorosa de un hijo, de un joven de enseñanza superior e integrante activo de nuestro pueblo. Este hecho nos rompe abruptamente toda seguridad de relación con el Estado y su actual gobierno. Sin embargo, resaltamos una vez más, que de todas las formas planteadas en miles de circunstancias por parte de nuestras organizaciones como pueblo mapunche a lo largo de la historia que hemos ido en la búsqueda de una relación respetuosa, en igualdad de condiciones; jamás el Estado y sus gobiernos han tenido la voluntad de encontrar.


    Este permanente llamado no ha sido madurado de parte del Estado chileno, y su actual gobierno no ha cambiado su proceder, su actitud de sometimiento, racismo y exterminio hacia los mapunche que revindican sus derechos ancestrales.

    Hoy el gobierno, mientras espera con una actitud indiferente, la muerte silenciosa de nuestra hermana Patricia Troncoso Robles; encarcelada injustamente a través de la ley antiterrorista, realiza una violenta represión a nuestros hermanos mapunche que exigen la devolución de las tierras usurpadas mediante la ocupación de predios de manera simbólica y pacifica, tal como lo manifestaban nuestros hermanos en el mensaje de radio Biobio en el día de ayer. El Estado y su gobierno responde con el uso desmedido de la violencia, y continúa apoyando toda forma de invasión del empresariado, multinacionales y terratenientes en nuestras tierras usurpadas.

    No se puede llamar enfrentamiento entre grandiosos operativos policíacos que persiguen armados, acorazados con toda la seguridad necesaria, movilización especial terrestre y aérea, con armas de fuego de largo alcance a unos cuantos desarmados mapunche dejando como lamentable y doloroso resultado la muerte de nuestro hermano Matias Catrileo. Mientras el subsecretario del interior Felipe Harboe, nos llama a estar tranquilos, en Chile se sigue matando, se sigue violando los derechos humanos sólo para acallar la voz de nuestro pueblo. Belisario Velasco como ministro del interior en su mandato se fue con una gran deuda; èl debe responder por la muerte de nuestro joven hermano.

    Los mapunche tenemos plena razón de nuestras luchas por la recuperación de nuestros territorios, que se vienen invadiendo y reduciendo, con el fin de oprimir no sólo nuestro desarrollo económico, existencia social y por ende preexistencia de pueblo –nación, cercando además policialmente nuestra libertad individual y familiar.

    Por lo tanto, condenamos enérgicamente el salvajismo del Estado cuyo responsable es la actual presidenta de la república Michelle Bachellet Jeria, que bajo el alero de la concertación, envestida de socialista, hoy no tiene la voluntad política de enfrentar a fondo la justicia para nuestro pueblo, ya que no ha facilitado las condiciones para el reconocimiento constitucional, la Ratificación del Convenio 169 de la OIT, que no ha dado respuestas a las recomendaciones del relator especial para los pueblos indígenas de la ONU, que retoza con llamado a su debate nacional de los pueblos indígenas, que deja en el olvido el informe de la Comisión de Verdad Histórica y Nuevo Trato, que sigue aplicando la ley antiterrorista, que no da respuestas efectivas sobre una gran cantidad de derechos y demandas tanto como pueblo y como organizaciones; al contrario de lo anterior, ampara un modelo heredado de la dictadura y la derecha política, no sólo con el uso excesivo de fuerzas policiales sino que es la dictadura misma.

    El Parlamento de Koz-koz, desde el territorio mapunche de Panguipulli, alza la voz y se une a las voces que reclaman y exigen justicia por la pérdida de nuestro hermano.

    El Parlamento de Koz-koz exige la inmediata liberación de los presos políticos mapuche. Juicio y castigo a los responsables de la muerte de nuestro hermano Matías Catrileo Quesada y Alex Lemún, devolución de los territorios usurpados actualmente en conflictos, retiro de las tropas policiales en los territorios arrebatados.

    Parlamento de Koz koz Mapu, enero de 2008.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...