• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En Yom Ha-Shoah, una de los pocas supervivientes que quedan vivas del gueto de Varsovia, Chavka Fulman-Raban, pronunció una feroz denuncia del mal y la injusticia, como es la ocupación israelí. Su discurso fue ofrecido a los invitados en la ceremonia de Beit Ha-Lohamey Getaot (la Casa Ghetto-Fighters Kibbutz) el pasado 8 de abril.

    ***

    Discurso de Chavka Fulman-Raban:

    Hay una unión en esta conmemoración, 70 años desde La Rebelión en el [Warsaw Ghetto]

    También estamos cerca del final de la generación Shoah y del último de los combatientes gueto. La mayoría de ustedes delante de mí, son las generaciones de la continuidad: la segunda, tercera y cuarta generación. Tengo una mezcla de emociones y pensamientos sobre el pasado, presente y futuro.

    Voy a hablar de una experiencia de esa época.

    Primavera de 1942. Yo era una mensajera para una operación subterránea. Llegué a visitar a mi amigo del movimiento juvenil, Dror Bachrubishov, en la ocupada Polonia oriental muy cerca de los nazis.

    Me puse de pie en la pequeña estación de ferrocarril y desde la ventana pude distinguir, en un campo al lado de las vías del ferrocarril, una gran multitud, miles de hombres, mujeres y niños. Supervisados por los nazis alemanes, corriendo salvajes a caballo. A pocos metros de mí, a través de la ventana, vi a cuatro muchachos cavando un agujero. Los soldados les dispararon y cayeron en ella. A la mañana siguiente, el campo estaba vacío. Por la noche, los trenes se habían ido en su camino: a los campos, a la muerte.

    (La familia de Chavka: su madre sobrevivió a la guerra. Marek y Vuk murieron como combatientes de la resistencia.)

    Estos fueron los momentos en los que he entendido, y que me temía: este es el principio del fin. Se trata de la Shoah. Con esta terrible verdad, volví al ghetto de Varsovia, a mi familia, que permaneció allí, a mis compañeros.

    En [Warsaw Ghetto]La rebelión, se convirtió para nosotros en ese momento necesaria y clara. Continuamos con las actividades educativas y seminarios, la escuela underground y periódicos. Es importante fortalecer la, juventud del ghetto o morir tristemente.

    Pero este momento, se convirtió en lo más importante, encontrar fuentes de armas. La deportación de 300.000 judíos de Varsovia a Treblinka en el verano de 1942 nos fortaleció y se determinó para nosotros que la última batalla de la rebelión armada se acercaba. Pensamos esto se debe acabar.

    El 19 de abril de 1943, hace 70 años, la primera rebelión en la Europa ocupada. Estalló la rebelión judía. Yo no fui parte de ella.

    Como una mensajera, había sido arrestada durante las operaciones de resistencia en Kharkov y fui llevada a Auschwitz varios meses antes.

    Todos mis compañeros más cercanos, más queridos combatieron a los cuatro vientos, en los incendios, de los bunkers. La mayoría de ellos perecieron. Me duele que ya no puedo recordar todos sus nombres. Nosotros conmemoramos sólo unos pocos. Pero en mi corazón no me separé de ellos, de los olvidados de los sin nombre.

    Dejo en sus corazones y recuerdos de un lugar para ellos, las generaciones más jóvenes. En la hermosa y valiente, tan joven, que cayó en la última batalla. Deseo que los miles de ustedes delante de mí, vivan enriquecidos con el amor, la belleza, la risa y el sentido.

    Continuar la rebelión. Una rebelión diferente del aquí y ahora contra el mal, incluso las tribulaciones de nuestro propia y único amado país. Rebelde contra el racismo y la violencia y el odio de los que son diferentes. Contra la desigualdad, la brecha económica, la pobreza, la codicia y la corrupción.

    Fortalecer la educación y los valores de la ética y la justicia humanista. Estos también son una forma de rebelión, contra el alcoholismo entre los jóvenes y el fenómeno terrible de los ataques contra las personas mayores.

    La Rebeldía contra la Ocupación. -Nos está prohibido que nos pronunciemos sobre otro pueblo, para oprimir a otra gente. Lo más importante es lograr la paz y poner fin al ciclo de la sangre. Mi generación soñó con la paz. Yo la quiero, para lograrlo ustedes tienen el poder de ayudar. Todas mis esperanzas están con ustedes. Si tan sólo lo desean.

    Fuente de texto y fotos

    ***

    Estoy muy orgullosa de compartir una religión e identidad étnica con esta mujer. Ella representa lo mejor de todo lo que es judío. Ella representa lo mejor de todo lo que es Israel.

    Janina Oyarzún Israel  (Traducción)

    ***

    Texto incorporado a este medio por (no es el autor):

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...