• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un grupo de mujeres indígenas de más de 20 países americanos reclaman justicia y atención frente a los múltiples tipos de violencia que sufren, en el Primer Encuentro de Indígenas de las Américas, del Foro Permanente de las Naciones Unidas, que tiene lugar en Perú.

    Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las delegadas de los pueblos nativos celebraron una ceremonia de sanación ancestral en la plaza principal del distrito limeño de Barranco.

    El acto estuvo organizado por el Centro de Culturas Indígenas del Perú (Chirapaq) y el Foro Internacional de las Mujeres Indígenas (FIMI), bajo la dirección de la peruana Tarcila Rivera, miembro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU y representante de los pueblos quechua y chanka de Perú.

    Las expositoras compartieron distintos casos de violencia contra los pueblos indígenas en sus respectivos países y de discriminación contra mujeres nativas por su género, lengua, cultura y condición social.

    Denunciaron un limitado acceso a salud y educación, desplazamientos por usurpación o invasión de sus territorios ancestrales y desigualdad, exclusión y pobreza generalizada, a lo que se suma violaciones y agresiones en los contextos de conflictos armados.

    La mapuche Rocío Aliaga declaró a EFE que “existen diversos tipos de violencia y, en el caso de las mujeres mapuches, han sido censuradas, invisibilizadas y discriminadas muchas veces”.

    “No hay nada ni nadie que las ampare y la proteja. Nuestro pueblo ha resistido mucho tiempo y seguirá así. La mujer tiene la fuerza para seguir prevaleciendo en este discurso de lucha contra todas las injusticias, asesinatos, y todas las inversiones y usurpaciones de nuestras tierras”, apuntó.

    Por su parte, la mexicana Norma Don Juan, del pueblo nahua, enfatizó que las mujeres viven “una violencia institucional” cuando a sus pueblos le imponen megaproyectos de infraestructura.

    “Se piensa que solo es la violencia familiar, pero no es así. Sufrimos diversas violencias y es urgente que se nos atienda, se nos escuche y se haga el esfuerzo de entender cómo vemos la violencia. También exigimos que se acabe la impunidad. No tenemos servicios efectivos que garanticen nuestra seguridad y justicia”, agregó.

    Mujeres reviven movimiento indígena para denunciar la violencia física y sexual de la que son víctimas por parte de la policía canadiense

    Jueces indígenas en Chiapas no procesan denuncias de etnopornos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...