• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En todas las oficinas del organismo fueron sustraídos archivos, documentaciones escritas y materiales de trabajo de sus comunidades. “Las características de los hechos dan cuenta que se buscaba preferentemente documentación escrita que utiliza el Consejo de Todas las Tierras en sus actividades de promoción de los derechos colectivos”, informaron los afectados. No es el primer robo que afecta a una organización mapuche en Temuko.


    TEMUKO / Un extraño robo afectó el pasado viernes 14 de julio a la sede de la organización mapuche Consejo de Todas las Tierras (CTT)en la ciudad de Temuko, IX Región sur de Chile. Según un comunicado emitido por el CTT, mientras una delegación se trasladó hasta la comuna de Nueva Imperial para participar del funeral de una destacada líder espiritual del sector, desconocidos ingresaron a la sede y sustrajeron diversos archivos, así como documentación de comunidades adscritas al organismo. Además, desde un vehículo estacionado en el frontis del recinto, fueron sustraídos documentos personales del werken Aucán Huilcamán.

    Según el comunicado, “mientras una delegación del Consejo de Todas las Tierras se trasladó a 35 kilómetros de la ciudad de Temuko, a la comunidad Madiwe de la comuna de Nueva Imperial para participar del funeral de la Machi Rosa Coñoman, se produjo un nuevo robo en las oficinas de la organización”. El hecho quedó al descubierto al momento que la delegación regresó a la capital regional, alrededor de las 19:30 horas, cuando al ingresar a la instalación se percataron que todas las puertas de las oficinas habían sido derribadas.

    Los miembros de la organización verificaron además que en todas las oficinas habían sido sustraídos archivos, documentaciones escritas y materiales de trabajo de sus comunidades mapuches asociadas. “Las características de los hechos y la sustracción de materiales dan cuenta que se buscaba preferentemente documentación escrita que utiliza el Consejo de Todas las Tierras en sus actividades de promoción y protección de los derechos colectivos tanto a nivel nacional e internacional”, informó el comunicado.

    El Consejo puso la situación en conocimiento a la policía, pero señaló que en situaciones anteriores y particularmente en octubre 2006, se produjo un robo en donde se llevaron tres computadores. En dicha oportunidad se presentó la denuncia a la policía y a la fiscalía del Ministerio Público, pero no prosperó ningún antecedente útil para el esclarecimiento del robo. “El Consejo de Todas las Tierras tiene muchas dudas por la naturaleza de los hechos, lo que podría relacionarse con práctica de hostigamiento y amedrentamiento. Sin embargo, observamos que la policía civil y uniformada despliegan seguimiento a las actividades de los dirigentes y no atienden con la misma preocupación estos de hechos que denunciamos”, finalizaron.

    Otros casos sin resolver

    No es primera vez que una organización mapuche es víctima de un robo de estas características. La madrugada del pasado 7 de junio, desconocidos ingresaron a la sede de la organización Identidad Territorial Lafkenche, ubicada en el sector centro de Temuko. Según denunciaron sus dirigentes, no se trató de un robo cualquiera. “Extrañas circunstancias rodean este hecho, pues existiendo en la oficina objetos de valor como data show, decodificador satelital y 4 computadores, sólo se llevaron uno de ellos, el cual contenía importante información de la organización, como acuerdos y sistematización de datos que con mucho esfuerzo hemos recopilado”, informaron a través de un comunicado.

    “Creemos -agregaba el texto- que fue un acto de mucha prolijidad, ya que no se observan signos de violencia en puertas ni cerraduras, tampoco se dejaron muchas marcas ni huellas, salvo algunos indicios que actualmente están siendo investigados. Este tipo de robo no es un hecho aislado, ya que ha sucedido en otras organizaciones mapuche y organismos que trabajan dicha temática, lo cual nos da la legítima duda para pensar que hay un móvil distinto a la delincuencia común, y no descartamos motivos de persecución”. Si bien los dirigentes denunciaron formalmente los hechos ante la justicia, a la fecha no se han registrado avances en la investigación.

    Un suceso de similares características afectó meses antes a la sede del Observatorio de Derechos de los Pueblos Indígenas de Temuko. El día 9 de diciembre fueron sustraídos por desconocidos la totalidad de los discos duros de las computadoras donde se almacena la información con que la organización no gubernamental realiza su labor de promoción, investigación y defensa de los derechos de los pueblos indígenas. En el inmueble existían otros bienes materiales que podrían haber sido sustraídos, pero curiosamente los asaltantes sólo se interesaron en las CPU de las computadoras, por lo que sus miembros descartaron que el móvil hubiera sido únicamente el robo.

    A juicio del organismo, que es dirigido por los abogados José Aylwin y Nancy Yañez, el hecho debía interpretarse como una acción de inteligencia destinada a desarticular y entorpecer a través del amedrentamiento el trabajo de la institución y, finalmente, “acallar las denuncias que viene realizando en los últimos años el Observatorio respecto a violaciones por parte del Estado, la empresa privada y particulares a los derechos de estos pueblos en sus territorios ancestrales”. Cabe destacar que los discos duros contenían información reservada e investigaciones en curso sobre múltiples denuncias formuladas ante el Observatorio por comunidades indígenas de todo Chile.

    La institución, a través de un comunicado de prensa, calificó lo sucedido como “inaceptable” en democracia y en un estado de derecho que debe garantizar la plena vigencia y respeto de los derechos humanos y proscribir la persecución y hostigamiento político para desestabilizar el trabajo de organismos de derechos humanos como es el Observatorio de Derechos de los Pueblos Indígenas. Asimismo, sus directores apelaron a las autoridades de gobierno para que los hechos fueran esclarecidos a la brevedad, “evitando que estas prácticas logren anquilosarse una vez más en la socavada democracia chilena”, subrayaron. Transcurridos ocho meses, no se registran avances en la investigación policial del robo / Azkintuwe

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...