• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Representantes de 164 Gobiernos adoptaron este lunes el primer Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, que previamente había sido aprobado en julio de este año.

    La adopción se produjo por aclamación durante la Conferencia Intergubernamental de Marrakech, Marruecos, presidida por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el portugués Antonio Gutterres.

    Estados Unidos es el gran ausente en la Cumbre de Marrackech, y encabezó una rebelión contra el Pacto, a la cual se sumaron varios países de Europa: Hungría, Austria, Lituania, República Checa, Polonia, Eslovaquia, que tampoco asistieron a la cumbre. En tanto, Australia, Chile y República Dominicana tomaron la misma decisión.

    Por su parte, en Bélgica, Bulgaria, Estonia, Italia, Israel, Eslovenia y Suiza el tema está empantanado en debates parlamentarios, aunque todos participaron en la elaboración del Pacto.

    La administración de Donald Trump fue enfática en su rechazo al Pacto, argumentando que viola su soberanía y desconoce las leyes del país.

    “Como Estados Unidos no ha participado en el proceso para negociar el Pacto y no respalda este instrumento, debe quedar claro para todas las naciones que no estamos obligados por ningún compromiso o resultado derivado del proceso de aprobación del Pacto”, dijo el fin de semana una vocera del Departamento de Estado.

    Citado en la web de noticias de la ONU, Guterres acogió con satisfacción el abrumador apoyo mundial ―más del 85% de los países miembros― para el acuerdo, recalcando que a las personas en movimiento voluntario o forzado, sin o con autorización legal, se les deben respetar sus derechos humanos y su dignidad.

    El secretario Guterres acogió con satisfacción el abrumador apoyo mundial Foto: AFP

    Guterres reconoció que algunos Estados decidieron no adoptar el Pacto, y expresó su deseo de que, en el futuro, lleguen a reconocer el valor para sus sociedades y se unan a ese “proyecto común”, dice la web.

    El Pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular es el resultado de casi tres años de conversaciones posteriores a la aprobación, en septiembre de 2015, de la Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible, en la que los países firmantes reconocieron, por primera vez, que la migración es un elemento esencial del desarrollo.

    La canciller alemana, Angela Merkel, durante su intervención en la cumbre. Foto: AP

    En cumplimiento de los propósitos de la Agenda, el 19 de septiembre de 2016, los 193 países miembros de la ONU aprobaron, en Asamblea General, la llamada Declaración de Nueva York, en la que se comprometían a elaborar, en un plazo prudencial, un Pacto Global para una migración segura, ordenada y regular.

    En julio de este año se firmó el documento final, con aprobación de todos los miembros de la ONU, con la sola excepción de Estados Unidos y Hungría.

    El Pacto se convirtió en un caballito de batalla de las fuerzas nacionalistas en su lucha contra la inmigración y el multilateralismo. Se colocó en el centro de la discusión política en muchos países de Europa, incluyendo Alemania, donde la canciller Ángela Mérkel ha estado bajo el fuego cruzado de la oposición, en buena parte por sus posturas con respecto a la migración.

    Desplazados y migrantes una realidad latinoamericana

    Según el portal de la ONU, Merkel dio la bienvenida a la adopción del Pacto decidida y dijo que es hora de que la comunidad internacional se ocupe del tema de la migración. Para Merkel, el multilateralismo es la única forma de avanzar. Su país, dijo, necesitará más mano de obra calificada de fuera de la Unión Europea y tiene un gran interés en la migración legal.

    El Pacto adoptado en Marrakech no es vinculante, pero según Juan José Gómez Camacho, representante permanente de México ante la ONU y uno de los coordinadores de las negociaciones, “sus 23 objetivos son compromisos políticos muy sólidos, que abordan cada una de las distintas fases del ciclo migratorio. El Pacto ofrece una gama de medidas de política pública y de normatividad que son lo suficientemente flexibles como para adaptarse a las reglas de cada país”.

    Una vez adoptado por una gran mayoría de países en la cumbre de Marrakech, el Pacto será llevado a la Asamblea General de la ONU y se espera que sea formalmente ratificado en forma de resolución el 19 de diciembre en la ciudad de Nueva York.

    Detienen al menos a 600 migrantes centroamericanos al sur de México

    Se agudiza polémica en naciones europeas por reubicación de migrantes

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...