• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El periodo de tiempo que pasan conectadas al smartphone, la tableta o al computador de mesa es cada vez es mayor en las generaciones más jóvenes, y algunas enfermedades ya revelan sus primeros síntomas y causando estragos en los Millennials, según un estudio realizado en Estados Unidos.

    Al menos siete de cada diez jóvenes tiene fatiga visual digital, y esto ocurre de forma frecuente, reveló la encuesta de Prestaciones para la Visión 2019.

    Se trata de una generación que se ha ido levantando y vive en extremo conectados a Internet, con una media de tres a seis horas diarias, sea el caso de simples internautas consumidores o jóvenes que navegan en la web de manera profesional.

    El Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o Informe PISA, un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a nivel mundial que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura, alertaba hace tres años de estos padecimientos en la generación Millennial.

    Ahora, la adicción a las redes sociales ha ido mermando sobre el talón de Aquiles en los Millennials. Del 98 % de los trabajadores que considera tener una buena visión, al menos 80 % manifestaron padecer síntomas que van desde fatiga ocular y dolores de cabeza, hasta ojos secos y visión borrosa.

    Los factores que más se relacionaron con estos síntomas son la fatiga visual digital y la sensibilidad a la luz, que ataca entre el 60 y 70% de esta “generación Y”, detalla el estudio.

    Precisamente, cuando se les pregunta cómo les afecta la sensibilidad a la luz y la fatiga visual digital en el trabajo, 4 de cada 10 dicen que son menos productivos de lo que podrían ser y 3 de cada 10 dicen que ambos síntomas hacen que no se puedan concentrar.

    La fatiga visual y la sensibilidad a la luz se están volviendo un problema en el lugar de trabajo, especialmente cuando la investigación revela que el 44 % de los empleados está más preocupado por la sensibilidad a la luz que en años anteriores”, señaló Drew Smith, director de canales de Norteamérica de Transitions Optical.

    Generación vulnerable

    Expertos y psicólogos advierten de otros males en esta etapa 2.0 a causa de los avances tecnológicos y sociales que se han potenciado en los últimos años. “Los jóvenes aprovechan no sólo el potencial de los aparatos digitales para la fotografía, sino todo aquello que les ofrece la actual era digital. Los problemas de salud, económicos y culturales son la otra cara de la moneda”.

    Algunos de estos males, según un trabajo publicado en BBVA en 2017, ya son popularmente conocidos en los Millennials, como el caso de la Nomofobia, esa “angustia y obsesión que sufren determinados individuos al no disponer de su ‘smartphone’ o de conexión a Internet. La adicción a la hiperconectividad e información”.

    Otro ápice es el consumismo permanente de esta generación, que apremia de la “gratificación instantánea, la novedad y el compartir experiencias”, que a su vez han generado el llamado ‘When What Where I Want’ (qué, cuándo y dónde quiero’), que se traduce en la compra inmediata a través de dispositivos móviles.

    Igualmente, los Millennials no han escapado de la Distimia, que hace referencia a una enfermedad famosa: la depresión. En este caso, se trata de una forma leve, pero crónica.

    Un mal degenerativo

    Ante estos datos, los especialistas dan una serie de sugerencias para atacar el mal generacional, tales como usar lentes de calidad, que tengan filtros especiales para la luz y les ayude a realizar de manera más confortable sus labores.

    De hecho, 8 de cada 10 compran opciones de lentes de calidad superior si un profesional se las recomienda. Además, la encuesta reveló que 3 de cada 4 empleados se muestra a favor de acudir a un optometrista.

    Al momento de elegir lentes, un 94 % de los empleados dice que las opciones de lentes de calidad son importantes para ellos. Entre las opciones de lentes más deseadas se incluyen:

    • Lentes resistentes a las rayaduras: 73 % de los empleados.
    • Recubrimientos antirreflejantes o antirreflejos: 71 % de los empleados
    • Lentes fotocromáticas: 43 % de los empleados.
    • Protección contra la luz azul nociva: 35 % de los empleados.

    Seis recomendaciones de la ciencia para preparar un sano y buen dormir

    ¿Tienes estos raros comportamientos? Seguramente eres adicto a Internet

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...