• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En Arauco, dicen, hablar de pobreza es referirse a Curanilahue, comuna de 31.686 habitantes (2005); de los cuales un 34,4% viven, increíblemente, bajo la línea de la pobreza. Hace poco fue cerrada la mina de Trongol, perteneciente a Enacar, donde trabajaban pobladores buscando carbón. El cierre del lugar ha sido un duro golpe para la comunidad, que ahora debe buscar alternativas de empleo. Pero ¿cuáles?, la zona no tiene otras opciones más que el mineral negro. Por eso, esperan que antes de fin de año se concrete el plan especial para Curanilahue anunciado por el gobierno.


    mineros curanilahue
    “Somos una de las comunas más pobres del país”, dice el alcalde Ahimalec Benítez. Con esperanza, el edil espera que el plan de reconversión no genere las decepciones y fracasos que provocó el programa del año 1994. “Exigimos que nos entreguen herramientas para trabajar en proyectos productivos y facilidades para los pequeños y medianos empresarios. Hace falta que el Gobierno genere una alianza estratégica con nosotros, con el sector privado; porque hoy no tenemos inversión de ningún tipo y resulta que somos la comuna con más bosque comercial de la zona: un 92,71% del territorio”, expresa la autoridad local.
    Como él, los empresarios locales opinan que una de las alternativas de inversión en la ciudad es la explotación forestal, otra es la agropecuaria. En el fondo, se buscan opciones que generen mayor valor de producción que la simple extracción de carbón, donde hoy aún trabajan cerca de mil personas en pequeños pirquenes privados. El finiquito y las indemnizaciones pagadas a los trabajadores de Trongol sólo ayudarán a alimentar a sus familias por algunos meses. Los 263 mineros despedidos recibirán una pensión equivalente al 65% del promedio de las últimas 60 rentas. Éstas oscilan entre 400 y 500 mil pesos y los trabajadores tienen entre 45 y más de 60 años. Pero ellos no se quieren quedar en Curanilahue, saben bien que el dinero se acaba y por eso esperan que el Gobierno cumpla con las promesas: casas de acogidas para los hijos que van a estudiar a la capital regional y cursos de capacitación para aprender nuevos oficios.
    En esta zona se concentra la mayor parte de la pequeña minería del carbón, que depende del poder de compra de Enacar. La empresa adquiere el 80% de la producción para ayudar a la productividad local, pues existe una instrucción del gobierno para mantener la comercialización en la zona. Claro, la empresa continuará haciéndolo hasta que sus números no indiquen pérdidas, “pues también hay un mandato de revertir esta decisión si ya no es económicamente viable la extracción de carbón”, indica el presidente del directorio de Enacar, Vicente Domínguez. Aquí radica el temor, pues en la actualidad Enacar no gana dinero con esta acción, sólo cubre costos. A los pirquineros, Enacar les paga en promedio $32 mil la tonelada a cada uno. La regular calidad del carbón de la zona les juega en contra, pues las empresas exigen mayores estándares por eficiencia y respeto al medio ambiente. Condición que no se estaría dando en Curanilahue.
    Es urgente bajar los índices de pobreza de Curanilahue. A la falta de empleo se han asociado problemas de alcoholismo, promiscuidad y un alto índice de Sida, que alcanza los 65,9 contagios por cada cien mil habitantes. Esta cifra además, ubica a la comuna en el primer lugar del ranking de infectados por VIH, ya que triplica el promedio nacional.

    Restablecida conectividad en Provincia de Arauco.

    En la edición anterior hablamos de los problemas de acceso que existían entre la Provincia de Arauco y la capital regional, Concepción. Hoy, la comunidad está más tranquila pues se logró restablecer el baipás en Colcura, en la ruta 160, lo que permite acceder hasta la ciudad sin inconvenientes, evitando largas horas de traslado y costos de movilización. La solución definitiva costó $800 millones. La comunidad espera que esta vía no presente problemas, como sucedió con la destrucción de la calzada de Colcura, a pocos meses de su inauguración. Eso sí, aún está pendiente la pavimentación de la vía de 220 metros y el ensanche de la doble calzada de la ruta 160.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...