• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El año 2.007 Chile sufrió las peores heladas en los últimos 40 años, en nuestra provincia, la provincia de Petorca, ocurrieron más de 40 heladas por debajo de -1,1ºC., las que provocaron más de un 60% de pérdidas en la estructura productiva provincial, particularmente en aquellos predios dedicados a la producción de frutales, hortalizas y flores.


    Los daños que provocaron las heladas no afectaron a las plantaciones de frutales en ladera de cerro, si no particularmente a las explotaciones de los pequeños agricultores que históricamente han explotado suelos planos y con aptitud de cultivo.

    Hoy, y luego de las heladas, nuestra provincia enfrenta una sequía de consecuencias irreversibles en la estructura productiva provincial.

    El año 1981, durante el régimen militar se formuló el código de aguas, código que separó el agua de la tierra, transformando al agua en un bien de capital, bien absolutamente especulativo, este código de aguas ha favorecido el acaparamiento impropio de acciones de agua, la realidad indica que hoy existen dueños de acciones de agua que no tienen tierra, y concurren al mercado a vender sus derechos, condenando a los campesinos más pobres a la pérdida de sus siembras, a la pérdida de sus plantaciones, precisamente por la falta de agua de riego para sus explotaciones.

    En nuestra región, y particularmente en la provincia de Petorca, no existen instrumentos de ordenamiento territorial, prueba de ello es que en Comunas como La Ligua, Cabildo y Petorca, comunas conocidas por su vocación agrícola, existen más árboles plantados que agua disponible, en nuestras comunas el 40% de las plantaciones de Paltos se encuentran establecidas en suelos que no tienen aptitud de cultivo, es decir estas plantaciones se ubican en suelos de aptitud forestal o de áreas protegidas.

    Importante es destacar que en la localidad de la Canela, hace muy pocos días 5 trabajadores agrícolas perdieron la vida reparando una bomba de riego destinada a un pozo de captación de agua subterránea, estos son nuestros primeros mártires de la sequía.

    Tenemos nuevas autoridades en el ministerio de agricultura, y nos parece absolutamente legítimo que las nuevas autoridades conozcan nuestros planteamientos, los planteamientos de la pequeña agricultura de la Provincia de Petorca, somos concientes que los efectos que provocan los factores climáticos, tales como heladas y sequía, nos afectan a todos por igual, sin embargo estos efectos son particularmente dramáticos en aquellos predios que cuentan con modestas dotaciones de tierra, sin acceso a la banca, y sin agua para el riego de siembras y plantaciones.

    A nuestro juicio, las nuevas autoridades del ministerio de agricultura deben implementar una política de fomento hacia la pequeña agricultura que sea coherente con las declaraciones de inclusión y participación, y coherente con la construcción de una sociedad más democrática y con mayores niveles de igualdad, en este marco es que planteamos:

    1.- El agua es un bien de uso público, por tanto patrimonio de la sociedad, exigimos que se termine con la privatización de las aguas, que se termine con el código de aguas formulado el año 1981, y que el país recupere la soberanía sobre sus recursos naturales.

    2.- Exigimos que se formule una política de ordenamiento territorial coherente con las particularidades de clima, suelo y agua, no es posible que sea el mercado quién ordene y planifique la estructura productiva nacional, regional, provincial o local, no es posible que sea el mercado quien defina que cerro se planta, no es posible que el mercado proteja a los que con pozos drenes llevan agua de forma impropia a sus plantaciones.

    3.- Exigimos que las instituciones públicas vinculadas al sector agrícola, en particular la DGA o quién el gobierno estime pertinente, fiscalice las captaciones de agua subterránea , así como también los pozos drenes que secan las hoyas hidrográficas, haciendo cumplir la ley.

    4.- Exigimos que el gobierno declaré de manera inmediata, zona de catástrofe agrícola por condición de sequía, a la provincia de Petorca.

    5.- Solicitamos que las instituciones de Gobierno vinculadas al sector agrícola orienten y flexibilicen sus instrumentos de fomento para enfrentar la sequía, en este sentido proponemos que las iniciativas de fomento del Gobierno se orienten a la profundización de pozos de los pequeños agricultores, adquisición de bombas de riego, revestimiento de obras de conducción de aguas y obras de acumulación de aguas de riego, así como también a la prospección e implementación de energías alternativas que permitan optimizar los sistemas de riego.

    6.- Denunciamos el mal uso de la ley 20.017 promulgada el año 2.005, ley que permite a los pequeños agricultores regularizar sus derechos de agua subterránea con un límite máximo de caudal de 2 litros/segundo, en rigor, esta ley aún no soluciona los títulos de propiedad de agua de los pequeños agricultores.

    7.- Solicitamos apoyo de parte del MINAGRI para la formación de las juntas de vigilancia de los ríos Ligua y Petorca.

    8.- Exigimos de las autoridades del Ministerio de Agricultura una definición concreta en relación a los embalses, ya no es posible continuar esperando y creyendo en promesas, la pequeña agricultura necesita una definición inmediata sobre la propiedad de los mismos, y de no haber embalses, exigimos conocer cual es la solución que propone el gobierno para la administración democrática y equitativa de las aguas de riego.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...