• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Paz Foitzick

    El repentino regreso de Paz Foitzick (DC) a la Gobernación de Puerto Aysén ha generado un conflicto interno en la Nueva Mayoría. Aunque en el plano político se le critica por tener un pasado en el PRI, colectividad que apoyó a la Alianza en los últimos comicios presidenciales, los comentarios más duros han provenido de la Agrupación de Familiares de las Víctimas del Río Aysén. Ésta la acusa de obstruir a la justicia en el proceso que investigó las dudosas muertes de más de cinco jóvenes aiseninos ocurridas entre 1997 y 2002.

    Recordemos que el denominado “Caso Aysén” atrajo una importante atención de los medios cuando se sindicó a policías, funcionarios judiciales, empresarios locales y militares, como integrantes de una supuesta organización de tráfico de drogas que movilizaba grandes cantidades de cocaína entre Coyhaique y la ciudad argentina de Comodoro Rivadavia para abastecer el mercado negro español.

    En estricto rigor, mientras el desaparecimiento y muerte del ex conscripto Roberto Lagos Flores se atribuyó a problemas de droga, el fallecimiento de la menor Paulina Gómez Gómez se relacionó con redes de prostitución infantil. Por su parte, los decesos de Victor Hugo Barría y Fabian Díaz Nahuelquin fueron imputados a carabineros.

    En septiembre de 2002, un par de meses antes de que las familias de los jóvenes presentaran una querella por asociación ilícita para el narcotráfico, homicidios y delitos conexos, la entonces gobernadora Paz Foitzick se adelantó a la acción judicial y pidió un ministro en visita en base a una lista de jóvenes que poco tenían que ver con aquellas muertes que estaban siendo cuestionadas.

    Visita FoitzickEn opinión de Guido Jaramillo, vocero de la agrupación del “Caso Aysén”, el accionar de la autoridad provincial los perjudicó notablemente. Esto porque en tribunales se creó la sensación de que la totalidad de las causas correspondían a suicidios o accidentes.

    Una declaración judicial que Paz Foitzick prestó en enero de 2003 ante la ministra Alica Araneda del “Caso Aysén”, revela que la gobernadora desechó de plano la existencia de tráfico de drogas en la región atribuyendo casi todas las muertes de jóvenes a problemas de alcoholismo.

    “En cuanto al tráfico específicamente, puedo decir que los antecedentes que yo manejo a través de los organismos que el gobierno tiene para fiscalizar estas situaciones, la verdad es que no existe, sólo existe un pequeño consumo de droga, pero no tráfico”, señaló Foitzick, de acuerdo a fojas de la causa obtenidas por El Ciudadano.

    La militante de la Democracia Cristiana agregó que “sí puedo decir que el único caso que se dice que se encontraría relacionado con la droga, sería el caso (de Roberto) Lagos, pero del resto lo único que existe es un excesivo consumo de bebidas alcohólicas”.

    En el mismo testimonio, Paz Foitzick reconoce tener amistad con los empresarios hoteleros Carlos y Luis Loyola, ambos investigados por tráfico de drogas en 1998 y sindicados por la PDI como sospechosos de los atentados incendiarios a los tribunales de Coyhaique en 2002. “Fuimos compañeros de colegio”, precisó la gobernadora.

    Declaración FoitzickPara Guido Jaramillo, el vocero de la Agrupación de Familiares de las Víctimas del Río Aysén, las declaraciones que constan en el expediente son absolutamente graves. “Ella aparece diciendo ahora que siempre nos apoyó, pero nunca nos tomó en cuenta y su testimonio lo demuestra”, dijo a este medio.

    Este mes se cumplirán 18 años desde el extraño deceso de su sobrino, el pequeño marino Víctor Hugo Barría. En tal sumario se sospecha el accionar desmedidamente violento de Carabineros como resultado de una persecución circunstancial ocurrida en el Puente Presidente Ibáñez, la madrugada del 12 de marzo de 1997.

    “Lo que ella (Foitzick) siempre hizo fue proteger la actitud de ciertos carabineros de la época, porque ella era gobernadora y sabía lo que pasaba en Aysén”, opina el dirigente social, quien además tiene fe en la posible reapertura del caso de algunos jóvenes.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...