• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Se cumplen tres meses de las constantes movilizaciones de los llamados chalecos amarillos en Francia por la lucha de las reivindicaciones sociales y en contra de las políticas del actual presidente Emmanuel Macron.

    Durante las protestas de este sábado, los cuerpos de seguridad francesa detuvieron al menos 23 personas. Entre tanto, los manifestantes aseguran que fueron víctimas de bombas lacrimógenas y no los dejaban continuar con la movilización.

    Según el Ministerio del Interior 41.500 personas salieron a las calles a protestar,mientras que el movimiento dijo haber reunido a 101.379 ciudadanos.

    Cada semana las movilizaciones toman más fuerza en las principales calles de París, como la plaza l’Étoile, avenida de los Campos Elíseos, entre otros puntos clave de concentración.

    Se calcula que unas 8.400 personas han  detenidas desde principios de las manifestaciones, informó la emisora de radio France Info, citando al ministro del Interior galo, Christophe Castaner.

    Durante las jornadas de protestas se han producido diversos altercados y enfrentamientos entre los chalecos amarillos y los efectivos policiales.

    Incluso, el pasado 9 de noviembre uno de los manifestantes perdió una mano por el estallido de una granada GLI-F4, un artefacto que suele emplear la policía antidisturbios de Francia.

    Pese a las detenciones y agresiones, los chalecos amarillos se comprometieron a no cesar en la lucha por la reivindicación de sus derechos.

    Tres meses en las calles

    La manifestación de los chalecos amarillos comenzó hace tres meses atrás, el 17 de noviembre de 2018, por una campaña comunicacional por las redes sociales que realizaron parte de los movimientos sociales, con el propósito de  movilizar a los habitantes de las principales ciudades de Francia en contra del alza del combustible y de los impuestos.

    Posteriormente, sus protestas se extendieron a otras demandas sociales y políticas. Así como en rechazo al aumento de impuestos  y la pérdida del poder adquisitivo del pueblo ocasionada por las políticas neoliberales implementadas por Macron.

    Con el transcurrir de las semanas, ahora los “chalecos amarillos” reclaman una reforma constitucional que permita impulsar una democracia plena y garantizar que los ciudadanos tengan la posibilidad de pedir la realización de referendos nacionales sobre temas relevantes.

    Según los últimos sondeos de opinión el 64% de los franceses apoyan a los ‘chalecos amarillos’, y el 77% considera que sus actuaciones están justificadas.

     

    También puedes leer…

    Más de 8.000 chalecos amarillos arrestados por protestar contra Macron

     

    ONU denuncia restricciones graves contra los “Chalecos Amarillos”

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...