• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Mientras volaba de Rusia a Finlandia el pasado el lunes, el avión presidencial del presidente ruso, Vladimir Putin, ingresó en el espacio aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sin autorización en una parte del mar Báltico, según comunicó el Ejército de Estonia.

    Las autoridades del país europeo supervisaron el vuelo ruso sobre su espacio aéreo y emitieron un comunicado denunciando este cruce ilegal de sus fronteras. El tránsito también se registró en los servicios de rastreo de vuelos disponibles al público, reseñó el portal Hispantv.

    Roland Murof, vocero del ejército estonio, indicó que el avión Ilyushin-96 de Putin, en su viaje de Moscú (capital rusa) a Helsinki, la capital de Finlandia, traspasó durante 50 segundos el espacio aéreo de la OTAN. Acompañado de otro avión gubernamental ruso, cruzó aproximadamente 1.5 millas náuticas, o 1.7 millas, del territorio estonio.

    El medio publicó que la aeronave de Putin voló con un transpondedor encendido, pero sin haber presentado un plan de pasaje ni haber contactado con el control del tráfico aéreo estonio, como se requiere que hagan los aviones militares y civiles.

    Murof sugirió que las incursiones rusas “aumentan cuando algo político está sucediendo”, y cree que pretenden enviar un mensaje. No obstante, otros analistas señalan que no todas las incursiones aéreas en Estonia tiene porque tener matices políticos, debido a que los aviones militares y gubernamentales rusos a veces ingresan al espacio aéreo estonio solo para tomar un atajo.

    El Gobierno del país euroasiático todavía no ha confirmado esta noticia ni si la entrada al espacio aéreo de la organización fue intencional o un error del piloto.

    Paralelamente, el miércoles el Ministerio de Defensa de Lituania informó que los aviones de la OTAN escoltaron a los aviones rusos en seis ocasiones distintas entre el 9 y el 13 de julio, hasta tres días antes de la cumbre entre Vladimir Putin y el presidente de EE. UU., Donald Trump.

    En cada ocasión, el avión ruso volaba hacia Kaliningrado o desde Kaliningrado, un enclave ruso situado entre Polonia y Lituania a lo largo de la costa del Báltico.

    Rusia dará una respuesta proporcionada

    Por otra parte, el mandatario ruso dijo que responderá de manera simétrica a las acciones agresivas de la OTAN, reseña la agencia Sputnik.


    “Responderemos de manera proporcionada a los pasos agresivos, que representen una amenaza directa para Rusia”, expresó al intervenir en una reunión con los embajadores rusos.

    Putin agregó que “los socios que provocan una agudización, tratan de incluir a Ucrania y Georgia en la órbita militar de la alianza, deberían pensar en posibles consecuencias de esa política irresponsable”.

    El líder ruso señaló que para garantizar la seguridad europea se requiere desarrollar la cooperación y la confianza.

    “La clave para garantizar la seguridad y estabilidad en Europa consiste en desarrollar la cooperación y restablecer la confianza, y no desplegar nuevas bases e infraestructura militar de la OTAN cerca de las fronteras rusas, tal y como sucede ahora”, sostuvo.

     

     

    Las frases claves de la fría cumbre Putin-Trump

     

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...