• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El presidente ruso, Vladímir Putin, volvió a desmentir la conclusión del Equipo de Investigación Conjunto (JIT, en inglés) de que el misil que derribó el Boeing malasio en el Este ucraniano en 2014 perteneciera a las Fuerzas Armadas rusas.

    “Claro que no”, respondió a la pregunta correspondiente en la sesión plenaria del Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF).

    Putin recordó que “existen varias hipótesis de lo que ocurrió allí (en 2014 en Donbás), incluida la que dice que era un misil del Ejército ucraniano“, pero “nadie las toma en consideración”.

    A la vez, continuó, nadie quiere recordar que “Ucrania no cumplió con sus compromisos previstos por la Organización de Aviación Civil Internacional y no cerró el espacio aéreo sobre el territorio donde se llevaban a cabo hostilidades”.

    “Repito que, por desgracia, no tenemos el pleno acceso a la investigación y por ello no tenemos motivos para confiar en los resultados de la investigación en que no participamos, y la comisión investigadora rechaza los argumentos que proponemos“, dijo.

    Los Gobiernos holandés y australiano responsabilizaron formalmente a Rusia de “participar” en el derribo del vuelo, después que el jueves se conociera los resultados preliminares de la segunda investigación de la tragedia, según los cuales el misil del sistema antiaéreo Buk que derribó al Boeing malasio en el este ucraniano en 2014 provenía de las Fuerzas Armadas de Rusia.

    El Ministerio ruso de Defensa afirmó, por su parte, que ningún sistema antiaéreo ruso había cruzado la frontera con Ucrania y remarcó que la investigación del JIT no incluye los testimonios de personas que viven cerca del lugar de la catástrofe y según las cuales el misil fue lanzado desde un área controlada por los militares ucranianos.

    El 17 de julio de 2014, el vuelo MH17 de la compañía Malaysia Airlines que se dirigía de Ámsterdam a Kuala Lumpur, fue alcanzado por un misil cuando sobrevolaba la provincia de Donetsk, en el este de Ucrania, zona convulsionada por los enfrentamientos entre las tropas ucranianas y las milicias.

    Nadie sobrevivió de las 298 personas, en su mayoría holandeses, que viajaban a bordo de la aeronave.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...