• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Muchas mujeres tienen el sueño de amamantar, ya que es una conexión que crea un lazo único entre madre e hijo, sin embargo, existen diversos factores que pueden impedirlo, causando la frustración o sentimiento de culpa. Pero, existe una técnica que está siendo usada por quienes tienen dificultades al momento de la lactancia.

    Se trata de la relactancia, procedimiento mediante el cual una madre consigue recuperar su producción de leche después de que esta haya disminuido total o parcialmente, ya que permite la estimulación de los reflejos maternos de lactancia que, muchas veces, se dan por perdidos.

    Bruna Balduino había sido informada por los médicos de que no producía suficiente leche para alimentar a su bebé. La primera consulta con el pediatra fue cuando el pequeño tenía 10 días. El médico le dijo que el bebé no había ganado el peso esperado, por lo que le recomendó volver a casa, amamantar a su hijo por 10 días más y volver después.

    En la segunda consulta, Lucca continuaba por debajo del peso que debería tener debido a que Bruna no estaba produciendo suficiente leche. El médico le pidió que complementara su alimentación con leche de fórmula. Ella no quería dejar de amamantar y se sentía mal por no poder producir la cantidad de leche que su hijo necesitaba, reseña Bioguía.

    Entonces, descubrió la relactancia, que consiste en darle leche artificial o maternal a través de una sonda pegada al seno. “Me ayudó mucho psicológicamente y prolongó el tiempo de lactancia de Lucca. Si no hubiera intentado esta técnica, mi leche se habría terminado muy rápido”, aseguró la madre primeriza.

    “Amamantar es lo más hermoso que he experimentado en la maternidad (…) Creo que el vínculo entre la madre y el recién nacido se crea de una manera muy fuerte con la lactancia, pero también está con el biberón, el vínculo entre madre e hijo va mucho más allá de darle o no el pecho”, dice Bruna.

    El relactador es un elemento diseñado para recuperar la lactancia, un medio para solucionar un problema, no un fin en si mismo. Usándolo, el bebé conoce y aprende un solo método de succión, lo que facilita que tome más leche en menos tiempo, e implica un menor gasto de energías, publica Planeta Mamá.

    A.L.

    Continúa leyendo…

     

    Tetas en Revolución: Una experiencia venezolana que promueve la lactancia materna

    Células cerebrales de tu bebe se dañan si consumes alcohol en lactancia o gestación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...