• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un grupo de investigadores mexicanos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) que sea “más eficiente” y disminuya las alteraciones secundarias.

    Al hacer el anuncio este lunes, Juan Sebastián Herrera Noreña, de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (Upibi) del IPN, afirmó que es “de vital importancia contar con nuevas opciones contra esta enfermedad”.

    Explicó que las dos vacunas que existen en la actualidad utilizan moléculas llamadas adyuvantes, con componentes a los que el cuerpo reacciona de forma negativa, reseñó EFE.

    Por ello, en su investigación trabajan con la terapia de producción de anticuerpos recombinantes, porque con ella se “reconoce el patógeno o el virus y se une a éste y comienza una cascada de reacciones para que el cuerpo genere una memoria como lo hacen las vacunas convencionales. La ventaja es que se usan moléculas que produce nuestro sistema“.

    Herrera Noreña detalló que el propósito de usar los anticuerpos recombinantes es escoger una marca que se ha conservado en todas las familias y combatir todas las versiones del VPH. “Hay un índice de éxito aceptable entre 60% y 70% y generar estas vacunas es para tener un mejor rendimiento“, comentó.

    Además, esos anticuerpos ofrecen la capacidad de neutralizar a casi cualquier agente patógeno (virus, hongos o bacterias) o crecimiento de cualquier célula anormal en el cuerpo, refirió El Financiero.

    No trabajamos directamente con el VPH, pero sí con las proteínas que lo producen. Esas se pueden conseguir o producir in vitro y no son patógenas. Son proteínas que podemos trabajar fácilmente y validarlas. A futuro, cuando queramos validar el anticuerpo, será con ratones o conejos”, adelantó.

    Los investigadores mexicanos utilizan técnicas como la inmunoprecipitación y el wester blot para saber si el anticuerpo funciona como vacuna o método de diagnóstico.

    “Estamos retrocediendo”: enfermedades de transmisión sexual en EE. UU. marcan nuevo récord

    Científicos rusos desarrollan fármaco contra enfermedades autoinmunes

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...