• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La glioblastoma, una forma de cáncer cerebral, es considerada por la mayoría de los médicos especialistas, como incurable. Quienes la padecen, en promedio, mueren antes del año y medio “después de ser diagnosticados con los tumores”. Tan devastador es su efecto, que la enfermedad es denominada “El Terminator.

    El innovador “ataque final” basado en la aplicación de  nanotecnología sobre las células cancerosas, descubierto  por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, podría proporcionar a los médicos una nueva forma de tratar, o incluso de curar el glioblastoma multiforme y otros cánceres.

    La técnica que desarrolló el profesor Dan Peer del Departamento de Investigación e Inmunología Celulares de la universidad israelí se basa en el sistema de “bala contra el cáncer” que han adelantado otros investigadores de esta institución.

    En este procedimiento se administra quimioterapia directamente a las células cancerosas, utilizando liposomas bioadhesivos (BAL), que consisten en liposomas regulares reducidos a partículas de tamaño nanométrico que se adhieren a las células cancerosas.

     Cáncer de cerebro

    Aunque esta técnica  había sido efectiva sobre tumores de cáncer de ovario no tuvo los mismos resultados cuando se trató de glioblastoma multiforme, que responde mucho menos a la quimioterapia.

    Por tal motivo, en su estudio el profesor Dan Peer “administró material de ARN de interferencia genética (RNAi) a células de cáncer de cerebro humano trasplantadas a ratones”, reseña el portal Israel Noticias.

    Neuronas del cerebro humano

    National Geographic

    Resultados asombrosos

    Dan Peer aseguró que los resultados “fueron asombrosos”, ya que el material de ARNi golpeó directamente a las células cancerosas y extendió la vida del grupo de prueba frente al grupo de control en un factor significativo”.

    Indicó que el novedoso tratamiento es en sí,  “un mecanismo básico, elegante y mucho menos tóxico que la quimioterapia.

    “Esta proteína no se expresa en células normales, por lo que solo funciona cuando las células están en gran proliferación”, explicó.

    A juicio del científico “Este es un estudio de prueba de concepto que se puede traducir a una modalidad clínica novedosa” y “si bien se encuentra en las primeras etapas, los datos son muy prometedores, sería un delito no perseguirlos”.

    Leer también:

    Los 7 primeros síntomas de cáncer que el 90% de las personas ignora

    Descubren vínculos entre los herbicidas de Monsanto y el cáncer cerebral infantil

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...