• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los creyones de colores se encuentran entre los objetos que más utilizan los niños en su día a día. Se observan como un instrumento de aprendizaje, confiable, totalmente inofensivo. Sin embargo, un estudio reciente encontró que estos lápices de colorear no son tan seguros ni confiables como parece.

    La revista especializada alemana OkoTest lideró un estudio para examinar las marcas más conocidas, detectando la presencia de sustancias tóxicas, cancerígenas o sospechosas.

    El estudio indica que las sustancias nocivas se derivan de los tintes azoicos, baratos y fáciles de trabajar, y por esta razón son utilizados por la industria en todos los sectores, desde los textiles hasta los alimentos, reseñó el portal web Bioplanet.

    Las sustancias dañinas detectadas por el estudio se consideran aceptables dentro de ciertos límites de acuerdo con la Unión Europea (UE), pero aún son riesgosas. Foto Web.

    Dado que los niños a menudo llevan sus lápices de colores a la boca, puede suceder que ingieran sustancias tóxicas. Hay 15 marcas que la revista alemana analizó. Sólo cinco fueron clasificados como buenos: Real, Bic, Binney & Smith, Eagle Kreativ y Staedtler.

    En el medio del ranking, consideradas marcas satisfactorias, están: Herlitz, Lyra y Eberhard Faber. Desafortunadamente, las marcas más compradas, pero que no pasaron la prueba son: Tedi, Faber-Castell , Lamy, Fila, Pelikan y Stabilo.

    Las sustancias dañinas detectadas por el estudio se consideran aceptables dentro de ciertos límites de acuerdo con la Unión Europea (UE), pero aún son riesgosas e incluso en cantidades diminutas, tomadas de alguna manera todos los días, pueden causar problemas. Los niños tienden a mordisquear lápices y ensuciarse las manos con colores, lo que los expone a agentes peligrosos.

    El director del Centro de Investigación en Toxicología de la Technischen Universität en Dortmund dijo: “Las cantidades de estas sustancias liberadas por los lápices de color pueden ser relativamente pequeñas, pero es difícil o incluso imposible que las sustancias tengan un umbral por debajo del cual el riesgo ya no existe”.

    Otras notas de interés:

    Conozca la extraña criatura descubierta en la nariz de un hombre, que se hizo viral en redes sociales (+Video)

    Gottfried Knoche: La leyenda del médico alemán que inventó revolucionario líquido para embalsamar cadáveres

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...