• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los especialistas vaticinan que será la emergencia de los próximos años también en Europa. Pero en los Estados Unidos (EE. UU.), donde la obesidad ahora se considera un mal inevitable y contra el cual parece haber explotado cada arma, el día “x” de la emergencia ya llegó.

    Las compañías farmacéuticas presentaron algunos estudios iniciales en el Congreso Americano de Enfermedades Hepáticas, que se realiza en la ciudad norteamericana de San Francisco, para encontrar nuevos medicamentos para las próximas epidemias, señaló un preocupante reporte del diario La Repubblica.It.

    La enfermedad del hígado graso no alcohólico, que consiste en la acumulación de grasa en este órgano no relacionada con el consumo de alcohol, está presente en la gran mayoría de los obesos y, a menudo, asociada con diabetes tipo 2 y dislipidemia. 

    Hígado graso.   Foto Web.

    El depósito de grasa que aparentemente no da síntomas, pero puede dañar el hígado y desencadenar un proceso inflamatorio crónico, que puede evolucionar a fibrosis, cirrosis e incluso hepatocarcinoma, se está convirtiendo en la principal causa de trasplante de hígado en los EE. UU.

    Los expertos lanzan alertas e planes para informar. Piden el apoyo de los medios de comunicación para hablar sobre esta enfermedad que han denominado “asesino silencioso” que ya afecta a millones de personas, incluidos los niños.

    Los médicos especialistas exhortan a modificar drásticamente el estilo de vida: “Pierde peso, come bien y muévete”, resume Érica Villa, profesora de Gastroenterología de la Universidad de Módena y Reggio Emilia.

    “Hay que hacer entender al paciente con esteatosis que padece una enfermedad aunque no presente síntomas, y por ello debe ser abordado”, señaló Villa.

    “No todos los pacientes con esteatosis tendrán problemas hepáticos, afortunadamente. Sin embargo se estima que el 80 por ciento de las personas obesas, diabéticas e hipertensas tienen hígado graso”, explicó Pietro Lampertico, profesor de Hepatología en la Universidad de Milán,

    “No todos se enfermarán”, precisó, “pero nuestra tarea es identificar a los que lo hacen, y es un desafío porque hay muchos pacientes, solo 85 millones con la enfermedad en el mundo y 4 millones en los Estados Unidos”.

    “El cumplimiento de los pacientes es limitado y no hay un medicamento registrado para estas enfermedades metabólicas del hígado, aunque las empresas están invirtiendo en millones”.

    Otras notas de interés:

    Hígado: el órgano más grande y pesado del cuerpo, conoce los hábitos para mantenerlo sano

    Estudio científico: Planta amazónica cura el cáncer en el hígado

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...