• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Recientemente se han registrado varios casos de la llamada ameba comecerebros, que causa la meningoencefalitis amebiana primaria, una infección del sistema nervioso central que se produce cuando la ameba lo coloniza, teniendo una tasa de mortalidad del 98%, lo que ha generado preocupación y alarma en la población.

    Se trata de una ameba de vida libre, que puede sobrevivir y reproducirse en la naturaleza sin necesidad de un hospedador. Solo afecta al cuerpo humano si llega al cerebro, y para eso se introduce en el organismo por la nariz y al llegar a su destino, secreta una serie de enzimas que lo degradan y causan lesiones y hemorragias. Asimismo, presenta otros síntomas propios de la meningitis como dolor de cabeza, fiebre alta, rigidez de cuello, entre otros; y se puede llegar a parálisis o convulsiones en sus fases más avanzadas antes de desembocar en la muerte.

    La Naegleria fowleri es capaz de colonizar el cerebro rápidamente, degradándolo y causando la muerte del paciente entre 24 y 72 horas después, asegura el parasitólogo de la Universidad de La Laguna (Islas Canarias), Jacob Lorenzo Morales. Suele tener una mayor presencia y proliferar en cuerpos de agua cálidos y sin tratar, como lagos, lagunas, aguas geotermales, piscinas sin tratar o ríos.

    Tiende a afectar más a niños menores de 12 años o ancianos, pero el motivo es que el sistema inmune de los niños se encuentra todavía en desarrollo y su placa cribosa es más porosa. En el caso de los ancianos, las defensas de su cuerpo son más débiles y eso provoca una menor resistencia a los daños causados.

    De acuerdo a un artículo publicado por el portal Muy Interesante, es importante trabajar en dos fases para atacar esta enfermedad, una preventiva y otra de tratamiento. La primera, aborda desde la legislación internacional específica, que en el caso de la ameba comecerebros solo se ve cumplida en México y Australia a través del control de aguas; la inversión en investigación de nuevos fármacos o los sistemas de control para detectarla a la mayor brevedad posible.

    En la segunda etapa, el tratamiento más común para combatirla es la anfotericina B, un antibiótico y antifúngico aislado inicialmente de la especie bacteriana Streptomyces nodosus. El tratamiento que se suele emplear es un cóctel de antifúngicos, antimicrobianos y antiparásitos que incluyen este medicamento junto a otros como la rifampicina o la mitefosina.

    A.L.

    Caso inédito: Niña de 10 años sobrevive a la “ameba comecerebros” en Toledo, España

    ¡Alerta! Superbacterias causaron 33.000 muertes y podrían causar 2,4 millones para 2050

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...