• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un nuevo método basado en píldoras de insulina podría cambiar la vida de las personas que padecen de diabetes, aunque aún no ha sido probada en personas.

    Según un estudio publicado por la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS), la administración oral no sólo puede mejorar la calidad de vida de los más de 40 millones de personas que sufren diabetes tipo 1 en el mundo, sino que podría mitigar muchos de los efectos secundarios de la enfermedad.

    El equipo de la Universidad de Harvard que ha desarrollado el método explica que la terapia con insulina por inyección normalmente mantiene en orden los niveles de glucosa, pero mucha gente no tiene una buena adherencia al tratamiento, ya sea por fobia a las agujas o por que interfiere con sus actividades habituales, según el director del estudio, Samir Mitragotri.

    Explicó que una vez ingerida, “la insulina debe navegar por una desafiante carrera de obstáculos antes de que pueda ser absorbida de manera efectiva por el torrente sanguíneo”.

    Hasta el momento ha sido difícil encontrar un método para administrar este tratamiento por vía oral, pues la proteína no se desarrolla bien cuando se encuentra en ambiente ácido del estómago y es mal absorbida fuera de intestino, reseña el portal web Debate.

    Sin embargo, este nuevo enfoque desarrollado por el grupo de investigadores es llevar la inyección en un líquido iónico compuesto de colina (un nutriente esencial similar a una proteína) y ácido geranico (usado como aditivo alimenticio) que se encierra en una cápsula con una capa entérica resistente a los ácidos.

    Un comunicado difundido por la universidad, señala que se trata de una eleboración “biocompatible, fácil de producir y se puede almacenar hasta dos meses a temperatura ambiente sin que se degrade”, con ello se reproduciría de manera más exacta la forma en que un páncreas sano la produce y administra al hígado.

    Siguiente paso

    El paso siguiente es la realización de más pruebas con animales sobre la formulación del compuesto, así como estudios toxicológicos y de biodisponibilidad a largo plazo.

    De obtener resultados positivos, esperan lograr que la aprobación para eventuales ensayos clínicos con los pacientes que padecen esta patología, sea más sencillo pues la colina y el ácido geránico ya se consideran seguros.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...