• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Múltiples estudios realizados a lo largo de los últimos años, se han enfocado en el estrés, sus síntomas, causas y consecuencias para el organismo, con el objetivo de concienciar a la población para cambiar el estilo de vida acelerado en el que hoy en día vive la sociedad en general.

    En este sentido, una reciente investigación publicada en la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurologí, Neurology, revela que el volumen del cerebro de los individuos que presentan niveles más altos de estrés, es más reducido. Específicamente, determinaron esta característica en las personas que reportan un aumento de cortisol en la sangre, la sustancia producida por la glándula suprarrenal que se conoce como hormona del estrés.

    Este dato arroja que como consecuencia se presenta una mayor dificultad para memorizar y recordar, aunque la doctora Sudha Seshadri, profesora de neurología en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio y autora del estudio, aclara que de ello no se puede deducir, al menos por el momento, que tener más estrés implique necesariamente que se reduzca el tamaño y la funcionalidad de nuestro encéfalo, publica el portal web Muy Interesante.

    “Los niveles más altos de cortisol parecen predecir la función, el tamaño y el rendimiento cerebral en las pruebas cognitivas, pero por ahora solo podemos decir que existe una conexión pero no que haya una relación de causalidad entre ambos hechos”, aclara la experta.

    Justin B. Echouffo-Tcheugui, de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, en Massachusetts, también autor de la investigación, aseguró que “hemos visto en la investigación que había pérdida de memoria y contracción cerebral en personas de mediana edad antes de que los síntomas empezaran a mostrarse, por lo que es importante buscar formas para reducir el estrés, como dormir las horas suficientes, hacer ejercicio moderado, incorporar técnicas de relajación en la vida cotidiana o controlar en el médico los niveles de cortisol y tomar un medicamento reductor en caso de que sea necesario”.

    Asimismo, añadió que “el cortisol afecta a muchas funciones diferentes, por lo que es importante investigar a fondo cómo pueden afectar al cerebro los niveles elevados de esta hormona“.

    El trabajo abarcó el estudio del cerebro de 2.231 personas aparentemente sanas con una edad media de 48 años, que fueron sometidos a distintas pruebas psicológicas para valorar sus habilidades memorísticas y de razonamiento, además de análisis de sangre y escáneres cerebrales.

    Después de considerar una serie de parámetros, los autores vieron que las personas con los niveles más altos de cortisol tendían a recordar peor y a tener problemas para mantener la atención, y sus cerebros también presentaban volúmenes más reducidos, sobre todo las mujeres.

    A.L.

    Encuesta Gallup: Niveles de estrés, tristeza y preocupación en el mundo se agravan

    Gimnasios para el cerebro se instalan con éxito en América Latina

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...