• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Varias veces hemos escuchado hablar del poder de la mente y lo que los pensamientos pueden contribuir para bien o para mal en el desarrollo de nuestras vidas. En esta línea, un estudio ha comprobado que cambiar la forma de pensar puede ser suficiente para ayudar a las personas a alcanzar sus metas de pérdida de peso sin restricciones específicas.

    Un grupo de científicos de la Universidad de Portsmouth (el Reino Unido) realizó este hallazgo, luego realizar un trabajo en el que participaron 141 voluntarios con sobrepeso. De este total, 59 de los participantes recibieron entrenamiento con imágenes funcionales (FIT, por sus siglas en inglés), que implica que las personas visualicen cómo se sentiría, olería, vería y sabría el estar más delgado

    Los 55 restantes practicaban el método de asistencia llamado “entrevistas motivacionales” (MI, por sus siglas en inglés), que ofrece al paciente un asesoramiento que le permite encontrar y expresar lo que le motiva a cambiar.

    Encontraron que las personas pueden perder 10 veces más peso simplemente observando imágenes de ellos mismos más delgados. Los voluntarios que practicaron el método del FIT perdieron en promedio 6 kilos y 9 centímetros de sus cinturas después de un año, mientras que el resultado de los pacientes que usaban el MI, perdieron apenas 0,67 kilogramos y 2,46 centímetros de cintura, publica Hispan TV.

    “La mayoría de las personas está de acuerdo en que para perder peso, se necesita comer menos y hacer más ejercicio, pero en muchos casos las personas simplemente no están lo suficientemente motivadas como para prestar atención a este consejo, por mucho que estén de acuerdo”, dice la autora principal del estudio, Linda Solbrig.

    “El FIT entra con el objetivo clave de alentar a alguien a idear su propia imagen de cómo se verán y sentirán los cambios, cómo se logrará y mantendrá, incluso cuando surjan desafíos”, aseguró al señalar que los participantes del experimento eran completamente libres en sus elecciones.

    Los resultados publicados en la revista Journal of Obesity evidencian que el poder de la mente es único y más cuando hay un estímulo claro como es una recompensa deseada.

    A.L.

    ¡Adiós dieta! Desarrollan fármaco que ayuda a prevenir la obesidad

    Calentar comidas en envases plásticos puede engordar

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...