• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un equipo de la Universidad Rockefeller, en Estados Unidos, reveló una nueva inmunoterapia que combina dos tipos de anticuerpos que suprimen el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del sida, hasta por cuatro meses.

    El estudio, publicado en la revista científica Natur, primero fue realizado en animales y luego en personas. El efecto de este tratamiento con anticuerpos es ampliamente neutralizante (o bNAbs, por su sigla en inglés), que combina dos anticuerpos conocidos contra el VIH.

    Los científicos identificaron estos anticuerpos, llamados 3BNC117 y 10-1074, al examinar los que producían de manera natural algunos portadores de VIH que pueden combatir el virus sin ayuda de fármacos.

    Por lo tanto, en este tipo de pacientes, a los que se conoce como controladores de élite y que se calcula que son uno de cada 300 casos, sus anticuerpos atacan las proteínas del exterior del virus y estimulan el sistema inmunológico para combatir la infección de manera natural.

    Los investigadores llegaron a la conclusión de que esta formulación con bNAbs es más segura y eficaz que cualquier otro tratamiento anterior realizado con anticuerpos.

    ¿Qué le hace el VIH al cuerpo humano?

    Cuando una persona se contagia con VIH, el virus ataca y debilita el sistema inmunitario, poniendo a la persona  en riesgo de contraer infecciones y cánceres que pueden ser mortales.

    Las personas con mayor riesgo de contraer el VIH son:

    1. Adictos que se inyectan drogas y comparten agujas.
    2. Bebés nacidos de madres con VIH que no recibieron tratamiento contra el virus durante el embarazo.
    3. Personas involucradas en relaciones sexuales sin protección, especialmente con individuos que tengan otros comportamientos de alto riesgo, que sean VIH positivos o que tengan sida.
    4. Personas que recibieron transfusiones de sangre o hemoderivados entre 1977 y 1985, antes de que las pruebas de detección para el virus se volvieran una práctica habitual.
    5. Los compañeros sexuales de personas que participan en actividades de alto riesgo (como el uso de drogas inyectables o el sexo anal)

    Nuevas infecciones de VIH alertan a la ONUSIDA

    Científicos prueban en ratones un anticuerpo universal contra el VIH

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...