• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las inyecciones diarias de insulina que se administran las personas diabéticas podrían desaparecer en un futuro gracias a una cápsula que inyecta la insulina directamente en el estómago.

    Muchos pacientes con diabetes necesitan inyecciones regulares de insulina, aunque lo ideal sería administrarla oralmente. Si bien los medicamentos orales que ayudan a estimular la producción de insulina están en fase de prueba, en un informe que publica Science se destaca que los científicos del Brigham and Womens Hospital de Boston diseñaron esta solución.

    El equipo liderado por Samir Mitragotri y Amrita Banerjee, en la Universidad de California en Santa Bárbara, Estados Unidos, desarrolla esta cápsula de insulina que regularía los niveles de azúcar en la sangre en personas diabéticas.

    La clave de la nueva cápsula es una innovadora combinación de recubrimiento entérico y parches de polímero mucoadherente cargados de insulina. Estos parches fueron optimizados por Banerjee como parte de su trabajo durante la investigación.

    Está compuesta por un material biodegradable del tamaño de un garbanzo, que contiene una microaguja de insulina, destaca El Comercio.

    Una vez en el estómago, la cápsula se disuelve y la aguja se inyecta sola, algo prácticamente imperceptible para los pacientes, ya que este órgano no contiene fibras nerviosas receptoras de dolor, según Giovanni Traverso, coautor del estudio.

    Además, el dispositivo oral, también llamado SOMA, es capaz de auto orientarse, gracias a su forma y la distribución de su densidad, para que la microaguja se inyecte correctamente en el estómago.

    Por lo tanto, da igual cómo caiga la cápsula, siempre va a poder orientarse para estar en contacto con las paredes estomacales.

    Los investigadores se inspiraron para el diseño del SOMA en la tortuga leopardo, una especie africana que es capaz de enderezarse si se queda boca arriba.

    El estudio, coordinado por el Instituto de Tecnología de Massachussets, en Estados Unidos, se ha probado únicamente con cerdos en ayuno, a los que administraron, en primer lugar, una dosis de 0,3 miligramos (mg) y después otra 5 mg de insulina, cantidad similar a la que los pacientes con diabetes Tipo 2 se inyectan.

    El objetivo del estudio es que los pacientes diabéticos tengan una alternativa a las inyecciones que, a pesar de ser eficaces, son un método desagradable y cada vez más costoso, agrega la investigación.

    “Aunque necesitamos investigar más, ésta podría ser una forma potencial para suministrar muchos medicamentos“, como inmunosupresores para tratar la artritis reumatoide o las enfermedades inflamatorias intestinales, aseguró Traverso.

    La tecnología de suministro de fármacos en la que trabajan Mitragotri y Banerjee también podría llegar a aplicarse en terapias para otras enfermedades.

    Otros métodos

    Si bien los medicamentos orales que ayudan a estimular la producción de insulina en el cuerpo están disponibles desde hace tiempo, una cápsula que suministre insulina directamente sigue siendo un objetivo muy buscado en el campo médico.

    El principal obstáculo para su desarrollo ha sido llevar el medicamento a través de la hostil barrera proteolítica del estómago e intestino, sin destruir la propia proteína.

    Diabetes: desarrollan cápsula de insulina para reemplazar a la inyección

     

    Nuevo método de insulina en cápsulas mejoraría calidad de vida de diabéticos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...