• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La dieta Baby Food Diet, un fenómeno de Internet que se rumorea que fue iniciado por la entrenadora de celebridades Tracy Anderson, es un truco para reducir las calorías y controlar las porciones. Implica reemplazar una o dos comidas o refrigerios al día con alimentos para bebés, cuyos frascos varían en calorías que va de aproximadamente 20 a 100. No tiene por qué ser un plan de pérdida de peso en sí mismo, también es posible hacerlo como un plan de mantenimiento para ayudarte a mantener los kilos que ya has perdido.

    El plan nutricional, a priori, es muy simple, y consiste en comer alrededor de 14 al día (75 calorias cada uno) y hacer una cena de carne y verduras. Se recomienda que los potes sean sobre todo a base de avena y verduras.

    No es difícil ver por qué una persona puede perder peso reemplazando comidas de tamaño adulto (un buen plato de garbanzos o de pasta, por poner un ejemplo) con unos cuantos potes pequeños de sabores, como plátanos o guisantes. Y debido a que a muchas personas les resulta difícil comer más de unas pocas cucharadas, el control de porciones probablemente no sea un problema importante en este tipo de régimen.

    Como la mayoría de los alimentos para bebés están hechos de frutas o verduras, no es difícil comer vegetariano o vegano a través de este curioso modo de nutrición. Pero las fuentes vegetales de proteínas, como frijoles o productos de soja, no se encuentran típicamente en los productos alimenticios para bebés. Ahí está el problema: quizá no se ingieran suficientes proteínas comiendo estos alimentos.

    El gran problema reside en que reemplazar las comidas “normales” con alimentos para bebés podría ocasionar desequilibrios nutricionales y consumir, al cabo del día, muy pocas calorías, lo que puede provocar finalmente que el metabolismo se ralentice. Y debido a que las proteínas, la fibra y el acto de masticar nos ayudan a sentirnos saciados y satisfechos, es posible que el estómago gruña furiosamente después de un par de potitos de esta dieta, dependiendo de qué alimentos elijas y cuánto comas.

    De todas formas, siempre hay tener en cuenta que la forma correcta de perder peso y no recuperarlo es encontrar un plan de alimentación equilibrado con el que puedas vivir para siempre y sin demasiadas preocupaciones, y por supuesto, hacer ejercicio regularmente. No ya por perder peso, sino por salud.

    ¿Funciona realmente?

     

    La dieta de los potitos es una dieta de moda que puede ayudarte a perder peso a corto plazo. Sustituir varios frascos de alimentos para bebés por comidas estándar probablemente reducirá la cantidad de calorías que consumimos a lo largo del día mediante el control de las porciones, pero no es sostenible a largo plazo por el desequilibrio nutricional que hemos mencionado antes y porque puede terminar aburriendo al más pintado. Además, el efecto rebote puede ser de aúpa (recuperar el peso perdido y no solo eso, aumentarlo): al igual que un bebé, no pasará mucho tiempo antes de que superes esta dieta y comiences a aumentar de peso.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...
    No Hay Más Artículos